COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La capacidad de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para espiar grandes cantidades de tráfico de Internet que pasaron por EEUU se ha basado en su una colaboración de décadas con una sola empresa: AT&T.

Si bien se ha sabido por mucho tiempo que las compañías de telecomunicaciones estadounidenses trabajaron en estrecha colaboración con la NSA, documentos recién divulgados muestran que la relación con AT&T ha sido considerada única y especialmente productiva. Un documento la describió como “altamente colaborativa”, mientras que otro alababa a la compañía con una “voluntad extrema de ayudar”, según publicó The New York Times

La cooperación de AT&T ha implicado una amplia gama de actividades clasificadas, de acuerdo con los documentos, que datan de 2003 a 2013. El operador ha dado a la NSA el acceso, a través de varios métodos cubiertos bajo diferentes normas legales, a miles de millones de mensajes de correo electrónico, que han fluido a través de sus redes internas. Se brindó asistencia técnica en la ejecución de una orden judicial secreta que permite la interceptación de teléfonos de todas las comunicaciones de Internet en la sede de las Naciones Unidas, atendida por AT&T.

De acuerdo con la información revelada, el presupuesto secreto de la NSA para la relación con AT&T fue más del doble que el segundo para programas de este tipo. La empresa instaló equipos de vigilancia en al menos 17 de sus centros de Internet en EEUU, mucho más que su competidor Verizon. Los ingenieros de AT&T fueron los primeros en probar nuevas tecnologías de vigilancia inventadas por la agencia de espionaje.

Un documento recuerda que los funcionarios de la NSA debían ser educados al visitar las instalaciones de AT&T, notando que la relación era de asociación más que una relación contractual.

Los documentos de la NSA arrojan nueva luz sobre la relación de la agencia con las empresas de telecomunicaciones estadounidenses a través de los años. Muestran cómo la colaboración de la agencia con AT&T ha sido especialmente importante, lo que le permite realizar vigilancias, bajo varias normas jurídicas diferentes, de las comunicaciones internacionales y extranjeras mediante tráfico de internet internacional que pasó por los centros de la red en suelo estadounidense.

Los documentos fueron proporcionados por el ex contratista de la agencia de Edward J. Snowden. No está claro si los programas todavía operan de la misma manera en la actualidad. Desde las revelaciones Snowden surgió un debate global sobre la vigilancia hace dos años. Algunas empresas tecnológicas de Silicon Valley han expresado su enojo por lo que caracterizan como intrusiones de la NSA y han lanzado nuevas encriptaciones para frustrarlos ellos.

Los documentos de la NSA no identifican AT&T u otros operadores por su nombre. En su lugar, se refieren a las asociaciones empresariales a cargo de la división de Operaciones Especiales Fuente de la agencia utilizando nombres en clave. La división es responsable de más del 80% de la información que recoge la NSA.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO