COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Para lograr el impulso reproductor necesario para la supervivencia de la especie nuestro cerebro debe programar el deseo con anterioridad.

Usando optogenética para escrutar el interior profundo del cerebro, el equipo de Garret D. Stuber y Jenna A. McHenry, de la Universidad de Carolina del Norte, en la ciudad estadounidense de Chapel Hill, halló que un pequeño grupo de neuronas sensibles a hormonas sexuales, situadas en el hipotálamo del ratón está especializado en hacer que los individuos se den cuenta de la presencia de alguien del sexo opuesto y así desencadenar el proceso subyacente en la atracción sexual.

El mecanismo incluye un circuito en el cerebro sensible a hormonas que controla la motivación social en las hembras de ratón.

Estas neuronas esencialmente toman señales sensoriales y hormonales y las traducen en comportamiento social motivado.

Lo descubierto aporta información nueva y reveladora sobre el comportamiento social hacia el sexo opuesto en mamíferos, y podría ser también relevante en ciertas enfermedades mentales.

Neuronas de la zona preóptica medial del cerebro vistas mediante un microscopio especial de dos fotones sujetado a un ratón vivo.

En el estudio, Stuber, McHenry y sus colaboradores examinaron la zona preóptica medial del cerebro (mPOA, por sus siglas en inglés). Esta masa de neuronas se halla dentro del hipotálamo, una estructura evolutivamente antigua situada a gran profundidad en el cerebro. Investigaciones anteriores mostraron que la zona preóptica medial es importante para el comportamiento social y reproductivo en todas las especies de vertebrados estudiadas, desde peces a humanos, pero no estaba claro si esta región controla la motivación social a través de conexiones de circuitos con los sistemas de recompensa en el cerebro. Los resultados de la nueva investigación demuestran que sí.

Estos científicos comprobaron que cuando las hembras de ratón eran expuestas al olor de la orina de los machos, pero no al olor de la orina de las hembras u otros olores, un gran subgrupo de ciertas neuronas de la zona preóptica medial aumentaba su actividad. Se constató además que estas neuronas respondieron más vivamente a la orina de macho de ratón cuando las hembras tenían niveles altos de estrógeno circulando, o una combinación de estrógeno/progesterona, que aparece antes de que estos animales se vuelvan fértiles

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO