COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los operadores de telefonía fija brasileños entienden que para ser viables el mercado requiere consolidación y desregulación. Este fue el mensaje que las empresas dieron en el panel de presidentes, realizado durante Futurecom 2017, la semana pasada.

“Oi no consiguió generar suficiente retorno para remunerar a los terceros que le prestaron. De los colegas aquí en ese panel, el capital tampoco es remunerado de forma apropiada”, dijo Marco Schroeder, presidente de Oi.

Por los cálculos del ejecutivo, los operadores tienen retornos entre 4% a 5% del capital invertido. Con el escenario económico actual, en que los títulos del tesoro pagan más, no hay incentivo. Lo ideal sería de un retorno entre 10% y 12% sobre el patrimonio neto. “A largo plazo, invertir no genera incentivos”, agregó. En 2025 finalizan las concesiones de los operadores.

Schroeder dijo que la salida inevitable es la reformulación urgente del marco regulatorio.

Para Leonardo de Morais, consejero del regulador Anatel, las empresas no deben esperar que el cambio regulatorio sea la principal forma de volver a generar valor: “la solución es de mercado. La propia internet de las cosas ofrece nuevas oportunidades”, disparó.

De Morais concordó que las leyes interfieren, especialmente las que se refieren a impuestos, y que el camino pasa por desregular el sector, aunque no deba ser entendido como la salvación del negocio. “Este modelo de concesiones, aunque exitoso en la década de 1990, se ha agotado. El modelo es hoy un ancla que retrasa el desarrollo”, afirmó.

El funcionario también destacó la necesidad de cambios en la gestión del espectro, con reglas que faciliten la negociación de ese insumo en el mercado secundario.

Consolidación necesaria

Para Claro Brasil, hay un gran tabú en Brasil que necesita ser encarado: el precio de los servicios. Según José Félix, presidente de la compañía, la cuenta de las operaciones no cierra en el país simplemente porque los servicios son baratos. Y son, a su entender, baratos porque la población no tiene poder adquisitivo. La solución pasa, entonces, por una consolidación, en opinión del ejecutivo.

“Ningún país del mundo logra tener tantas empresas de infraestructura de telecomunicaciones como tiene Brasil. Si cada empresa tiene que hacer inversiones y disputar el retorno entre sí, evidente que el retorno es complejo. La inversión es tan alta que necesita mucho volumen de ventas. Como la renta del brasileño es baja, no se puede cobrar caro”, señaló en rueda de prensa.

Félix dijo que la consolidación podría involucrar a Oi, pero sólo después de la recuperación judicial.

El ejecutivo calcula que el mercado ideal en Brasil tendría tres grandes operadores verticales de telecomunicaciones, de alcance nacional.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO