Mark Lowcock, Jefe de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La crisis económica y humanitaria creada por la pandemia del coronavirus sigue mostrando su cara más desgarradora, el aumento de la pobreza y la indigencia a nivel mundial.

La ONU afirmó este martes que se necesitarían 35.000 millones de dólares para ayudas en 2021, un aumento del 40% en comparación con el mismo período del año pasado.

Ver más: ONU: el mundo se mueve “en una dirección peligrosa”

La pobreza extrema ha aumentado por primera vez en 22 años. Múltiples hambrunas se avecinan en el horizonte”, ha alertado el organismo en el documento publicado. Se necesita “la solidaridad y la financiación del resto del mundo”, por lo que la OCHA presenta este martes en Ginebra el Panorama Global Humanitario 2021.

“El incremento se debe casi enteramente al COVID-19”, señaló el coordinador de ayuda de emergencia de la ONU, Mark Lowcock.

“El panorama que presentamos es la perspectiva más desoladora y oscura sobre necesidades humanitarias en el próximo periodo que jamás hayamos presentado”, declaró Lowcock.

En el Panorama Global Humanitario 2021 establece 34 planes de respuesta que abarcan 56 países vulnerables. Se presenta hoy en Ginebra en un evento en el que el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, y el Jefe de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, pronuncian unas palabras de apertura y en el que participan representantes de los donantes y de las organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales. Posteriormente tendrán lugar presentaciones el mismo día en Berlín, Bruselas, Londres y Washington, D.C.

Ver más: ONU propone renta básica para un tercio de la población mundial

El mundo rico puede ver ahora la luz al final del túnel. No ocurre lo mismo en los países más pobres. La crisis de COVID-19 ha sumido a millones de personas en la pobreza y ha hecho que las necesidades humanitarias se disparen. El próximo año necesitaremos 35 mil millones de dólares para evitar la hambruna, luchar contra la pobreza y mantener a los niños y las niñas vacunados y en la escuela. “Nos encontramos ante una elección clara. Podemos dejar que 2021 sea el año de un gran retroceso – deshaciendo 40 años de progreso – o podemos trabajar juntos para asegurarnos de que todos encontremos una salida a esta pandemia”, decía Lowcock.

Por primera vez desde los años 1990, la extrema pobreza aumentará, la esperanza de vida disminuirá y el número de muertes anuales por VIH, tuberculosis y malaria podría llegar a duplicarse. 

“Si logramos acabar 2021 sin grandes hambrunas, será un logro significativo”, aseveró.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO