COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La venta del negocio en China de Uber a su competidor Didi Chuxing, operación que le redundó en un 20% de la empresa resultante, es entendida por los analistas financieros como un paso potencial hacia una oferta inicial de acciones (IPO). Uber perdía US$ 1.000 millones al año en el mayor mercado asiático; sin esa carga, una IPO será más atractiva.

Pero la transacción china también podría enmascarar otra motivación para la salida a Bolsa de Uber en los próximos 18 meses: la empresa estaría sufriendo una merma en el crecimiento de sus ingresos.

Los accionistas de Uber apuntan a buscar el precio más alto posible para la empresa. La empresa aun no da ganancias, por lo cual sería mejor cotizar en Bolsa antes que los ingresos disminuyan demasiado. De acuerdo con The Wall Street Journal, si los tiempos de Uber son los adecuados, una IPO podría hacer que los inversores en los mercados públicos consideren que es una buena compra, incluso a una valoración mayor que su más reciente: US$ 68.000 millones.

Existen motivos para considerar que el crecimiento de Uber se aplana. La compañía podría estar en un punto cercano a la saturación del mercado estadounidense, su mayor plaza. Cifras de eMarketer publicadas en mayo indican que la tasa de crecimiento para los norteamericanos que usan el sistema de alquiler temporal de autos que ofrece Uber caerá al 7,2% para 2018, de un 13,3% proyectado para 2017.

Uber dio a conocer un reciente estudio de Pew Research que indicaba que el 15% de los estadounidenses utilizó un servicio de car-sharing de Uber o Lyft. La cifra sugiere que ambas empresas tienen mucho espacio para crecer. Sin embargo, el mismo estudio encontró que el número de usuarios objetivo de Uber es un pequeño sector: jóvenes, urbanos y de buen pasar, con acceso al transporte público, taxis, servicios para compartir coche como Zipcar y sendas para caminar o andar en bicicleta.

Para mantener su crecimiento, Uber deberá penetrar en nuevos segmentos, como suburbios y ciudades menores. Los residentes de estas zonas tienen menos opciones de transporte que los habitantes de grandes urbes.

Al mismo tiempo, Uber enfrentará una presión creciente tanto de competidores, como de sus propios choferes, lo cual reducirá sus márgenes en EEUU. El compartir autos puede transformarse en un commodity en el largo plazo, por lo que habrá lugar para varios jugadores.

Una vía para Uber crezca se encuentra fuera de los EEUU. La compañía está presente en más de 400 ciudades en 72 países. Si bien China quedó fuera del mapa de Uber, una persona familiarizada con los planes de la compañía indicó que la empresa está redirigiendo sus recursos, incluyendo 150 ingenieros que trabajaron exclusivamente en China, a otros mercados, incluyendo América Latina y el sudeste asiático, según el diario estadounidense.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO