COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ‘blockchain’, la infraestructura sobre la que se basa el Bitcoin –la inversión de moda en los mercados-, es una tecnología demasiado inmadura todavía para asumir grandes transacciones bancarias. Así lo consideran al menos el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón, que el año pasado lanzaron un estudio al respecto cuyos resultados acaban de conocerse.

El denominado ‘Proyecto Stella’ lanzado por los dos bancos centrales ha publicado los resultados de su estudio sobre los libros de contabilidad distribuidos (DLT por sus siglas en inglés), y aunque son “prometedores”, la conclusión es que todavía no es el momento de dar el salto. Si bien los informes han sido favorables con respecto al desempeño de la tecnología ‘blockchain’ para las necesidades bancarias, la tecnología no está en un punto de madurez suficiente para funcionar como una solución para ellas ni está preparada para asumir los principales retos bancarios institucionales.

“Las conclusiones en relación con la eficiencia muestran que, en lo que respecta a los aspectos específicos de los servicios probados hasta la fecha, una solución basada en DLT podría satisfacer las necesidades de rendimiento de los actuales sistemas de pago de gran valor”, señala el informe, de 23 páginas, que considera que es una “evidencia alentadora”.

Sin embargo, “si bien la serie de pruebas produjo resultados prometedores, debe tenerse en cuenta que no se pueden extraer conclusiones directas de la configuración de la prueba con respecto a un uso potencial en la producción. Dada la inmadurez relativa de la tecnología, los DLT no son una solución para aplicaciones a gran escala como BOJ-NET y TARGET2 [sistemas de pagos de Japón y la eurozona, respectivamente] en esta etapa de desarrollo”.

Lanzado en diciembre de 2016, el ‘Proyecto Stella’ tenía como objetivo explorar si un sistema basado en los libros de contabilidad distribuidos podría llegar a reemplazar los sistemas de liquidación bruta en tiempo real (RGTS por sus siglas en inglés) que utilizan el Banco de Japón y el BCE. No son los único bancos centrales que están estudiando esta vía, sino que el Banco de Inglaterra ya ha dado los primeros pasos para adoptar esta nueva tecnología.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO