Portal electrónico del Chicago Board Options Exchange
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los grandes inversores ya pueden apostar al alza o a la baja con el precio del bitcoin. Los primeros contratos de futuros vinculados a la criptomoneda empezaron a negociarse la noche del domingo al lunes en medio de una gran expectación en el Chicago Board of Trade (la Bolsa de Chicago) un poco antes de la apertura de los mercados en Asia. Al cumplirse tres horas del estreno, la moneda virtual subía un 9% y se cambiaba a 16.900 dólares. Unas horas después, la revalorización superaba el 15%

El portal del gestor del mercado de derivados registró en los primeros compases de la negociación un tráfico mayor del habitual, por lo que se ralentizó algo la operación. Pero los sistemas funcionaron. En cierta medida, es una especie de la legitimación de la moneda virtual por parte de un parqué regulado. En la práctica, permite a los inversores especular con el precio como hacen con el petróleo o el maíz.
Para la cotización, el mercado de Chicago se apoya en la plataforma Gemini, de los gemelos Winklevoss. El precio de los contratos (para saber si una vez venzan un inversores ha ganado o perdido dinero según el precio a futuro que contrató) se hará en base a un índice que toma como referencia las casas de cambio Bitstamp, GDAX (de Coinbase), itBit y kraken.

“El precio de apertura de los futuros de bitcoin (que cotiza bajo el código XBT) fue de 15.000 dólares”, indicó la plataforma de negociación de Chicago, señalando que tras las dos primeras horas se habían realizado 890 contratos. Los futuros del bitcoin para entrega en el mes de enero alcanzaban pasadas siete horas de negociación un precio de 18.760 dólares, mientras que los contratos para el mes de febrero cotizaban en 19.090 dólares.

El gran temor era que la demanda provocara un colapso de los sistemas. El volumen de compraventa, sin embargo, fue bajo al inicio de la negociación de los contratos, como si los corredores estuvieran esperando a ver cómo avanzaba la primera jornada antes de saltar. Se aceleró poco a poco. La diferencia en los precios que se negocian, además, es muy grande y eso echa para atrás a muchos gestores.

Se trata realmente de un paso a lo desconocido. A diferencia de la energía, los cereales, los minerales o las acciones de una compañía cotizada, el bitcoin no está asociado a un producto físico o al rendimiento de una empresa. Tampoco es una moneda que cuenta con el respaldo de un banco central o una economía. Es un activo que existe en una red formada por servidores electrónicos.

La criptomoneda, de hecho, cambia de manos en un mercado sin regular. Su valor rondaba los 14.890 dólares en Coinbase antes de permitirse a los grandes inversores apostar al alza o a la baja en los contratos que adquirían mirando al futuro a corto plazo. Lo que se espera es que al darle más transparencia, este proceso de apertura permita racionalizar el activo y restarle volatilidad.

Este año se revalorizó más de un 1.100% por el creciente interés. El récord está en los 19.000 dólares. La plataforma de negociación de futuros había anunciado con anterioridad que durante el mes de diciembre no aplicará comisiones a las transacciones de contratos de futuros de bitcoin. En una semana funcionará un mecanismo similar del Chicago Mercantil Exchange. Como sucede con el resto de derivados, estos contratos permiten a los inversores especular sin necesidad de tener bitcoins en sus carteras.

 

 
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO