COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El repentino impacto mundial de la actual pandemia ha dado lugar a una triple crisis: sanitario, social y económica, que ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades de nuestra sociedad.

La recesión de 2008 nos enseñó que la innovación importa

La historia está plagada de empresas hundidas que no lograron innovar. Es el clásico “dilema del innovador” de Clayton Christensen: “Las empresas rara vez fracasan por moverse demasiado rápido, sino que a menudo fracasan por moverse demasiado lento”. Actualmente, la media de vida de una empresa perteneciente al S&P 500 es menor a 20 años, en comparación con los 60 años que duraban en la década de 1950.

La falta de previsión frente a los principales avances tecnológicos parece incluso amplificarse en tiempos de crisis. Existen algunos ejemplos bien conocidos que no podemos ignorar. Sony utilizó esta estrategia cuando siguió su programa de reducción de costes para combatir la recesión de 2008, cerrando varias fábricas, eliminando 16.000 empleos y reduciendo la inversión en nuevos activos. Como resultado, las ventas cayeron, los márgenes se redujeron y las ganancias disminuyeron en un 60% respecto al año anterior. Desde 2008, Sony se ha quedado por detrás de competidores como Amazon, Nintendo, Microsoft y Samsung, los cuales decidieron invertir en tecnología.

México ocupa el segundo lugar con mayor número de empresas Fintech

Fintech ayuda al financiamiento de las MiPyMES

Como trabajar de manera inteligente

Durante la misma recesión económica, Nokia y Motorola también optaron por reducir agresivamente sus costes, mientras que Samsung optó por gastar mucho en campañas de marketing y emplear a especialistas de conocidas marcas mundiales. Como resultado, lanzaron el primer smartphone Samsung Galaxy en 2008, que les permitió registrar un aumento de sus ventas del 28% en el último trimestre de 2008, mientras que Nokia y Motorola vieron caer las ventas de teléfonos en un 11% y 45%, respectivamente, durante el mismo periodo. La estrategia ofensiva de Samsung le ayudó a salir de la recesión como un líder mundial en el campo de la telefonía móvil y su cuota de mercado actual es del 30%.

Se necesitan líderes valientes para lograr el equilibrio en tiempos de recesión

Los directores ejecutivos a menudo pueden verse atrapados en una situación difícil, intentando equilibrar el binomio riesgo-rentabilidad y los requerimientos de los accionistas, a la vez que tratan de dedicar los recursos y capital necesarios para estimular el crecimiento impulsado por la innovación. Sin embargo, caminar por esta cuerda floja es vital, según Stephen Rapoport, emprendedor en serie y ex vicepresidente de Innovación Disruptiva de Unilever:

“Si su compañía no está invirtiendo en la disrupción, fracasará. Los consumidores reciben productos de alta calidad a precios bajos en todas partes. Sus necesidades y expectativas seguirán cambiando, la tecnología evolucionará, y todo esto superará a su modelo de negocio, a menos que usted se obsesione con invertir a largo plazo para satisfacer las futuras necesidades de los clientes.” – Stephen Rapoport Emprendedor en serie, ex Vicepresidente de Innovación Disruptiva de Unilever

Fuente: Por qué las crisis son para innovar y no para hibernar – Finnovista

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO