COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La atención médica se fortalece en la utilización de herramientas virtuales que permite a personas sanas o con alguna patología, acceder a profesionales de la salud en forma remota.

El aislamiento social impuesto por los altos riesgos de contagiosidad de COVID-19, han acentuado una tendencia que se encuentra en crecimiento constante: la atención de consultas médicas de pacientes, sin la necesidad de trasladarse a un centro médico, donde el tráfico de personas es de significativa importancia.

Biorobots: la nueva tecnología que llevará la medicina a otro nivel

Así será la sanidad en el futuro

La píldora de la inteligencia sin límites: ¿realidad o ficción?

El Dr. Sonzini Astudillo es Neurocirujano Espinal y utiliza la telemedicina para la atención de sus pacientes: “Yo manejo la videoconsulta hace varios años y siempre me encontraba con la dificultad de lograr el primer contacto ya que es un paradigma muy instalado la importancia del contacto médico paciente. Esta cuarentena nos ha obligado a usarla y los pacientes masivamente la han aceptado y están entendiendo todos los beneficios de ella. Hay gran entusiasmo por la comodidad y por la cantidad de cosas que se pueden solucionar”.

En Dr. Sonzini es cirujano de columna y a simple vista, pareciera que su especialidad es imposible de adaptar a una consulta virtual. Sin embargo, comenta con entusiasmo su experiencia y la de sus pacientes: “Tengo casos de éxito que en esta cuarentena se repitió ya 3 veces la misma situación: consulta, diagnostico de fractura vertebral, indicación quirúrgica, pedido y proceso de internación, autorizaciones de obras sociales, indicaciones al médico de piso, todo esto por contactos virtuales y finalmente una cirugía percutánea con alta temprana. En conclusión solucioné el problema quirúrgico con cero contacto y mínima pérdida de tiempos. Hoy esto fue muy útil por la prevención de la pandemia de COVID19 pero en el futuro seguramente lo seguiremos usando por su practicidad”.

En este sentido, la Dra. Graciela Rubin, médica diabetóloga ávida en la utilización de telemedicina, cuenta su experiencia en relación a la aceptación de los pacientes en la atención médica  virtual y destaca la necesidad de llevar información sobre la consulta virtual: “Creo que hay diferentes grupos de pacientes en relación a la predisposición y confianza y sobre todo a la práctica cotidiana en la utilización de TICs. Por mi práctica profesional, trabajo con un grupo de pacientes “tecnoamigables” y usuarios de redes sociales y smartphones. Ellos están fascinados por esta modalidad! Pero hay otro grupo que encuentra esta modalidad ´distante y despersonalizada´. Entiendo que es necesario información y educación en el uso de esta modalidad y ese es uno de los desafíos, lograr llegar a este grupo de personas”.

Debido a la pandemia por COVID-19, diferentes actividades se vieron en la necesidad de continuar a la distancia con la ayuda de la tecnología y la atención médica no ha sido la excepción. Fernando Sastre, Director General y uno de los tres fundadores de Hospital Virtual sostiene: “A raíz del advenimiento del COVID-19 hay un aumento de la permeabilidad de acceso a la consulta virtual dado que su utilización es sencilla y presenta amplias posibilidades de resolver dudas y dolencias de los pacientes. Actualmente hay un fuerte aceleramiento de la implantación de este tipo de tecnologías en los profesionales de la salud”.

La telemedicina impacta positivamente en la prevención de enfermedades dado que brinda un acceso fácil, rápido y eficaz a la atención médica, reduciendo al mínimo la dilatación en la consulta y cancelación de turnos debido a inconvenientes de traslado y ofreciendo una solución a pacientes que viven alejados de los grandes centros urbanos donde, generalmente, se ubican los centros médicos.

En este sentido, Fernando Sastre agrega: “La telemedicina no busca reemplazar la consulta médica presencial sino que se posiciona como un complemento cuyo objetivo es mejorar la inmediatez de acceso a la salud. No se trasladan personas, se trasladan datos y así se reducen al mínimo los costos de atención médica y los riesgos de contagiosidad de otras enfermedades, tanto para el paciente como para el profesional de la salud”.

Cómo funciona:

Hospital Virtual tiene un diferencial respecto de otros servicios de telemedicina dado que no funciona como un call center de médicos, sino que promueve y facilita el vínculo médico paciente ya existente. La plataforma, permite enviar una invitación al médico de confianza -y viceversa-  para que puedan continuar sus consultas médicas de forma virtual.

Desde su computadora, teléfono celular u otro dispositivo móvil, la persona se registra en www.hospitalvirtual.com , elige el profesional al cual quiere consultar -ya sea por video consulta o por mensaje- saca el turno en el turnero virtual y luego paga el importe de la consulta, también desde la plataforma. Una vez llegado el momento de la consulta, ingresa a la plataforma, se dirige a la sala de espera y el médico lo llama. El paciente atiende la llamada y comienza la video consulta.

La utilización de Hospital Virtual no tiene costo sino que el paciente solo paga por los servicios que toma y es el médico quien decide el valor de su consulta y los días y horarios que puede atender.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO