COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde la Universidad de Tsinghua, en China, se está preparando un proyecto de trabajo para que entre los próximos 3 y 5 años haya autos autónomos en carreteras y para el 2025 estén disponibles en los lugares urbanos.

Así lo confirmó Li Keqiang, un profesor de ingeniería automotriz de dicha universidad, que preside el comité que está elaborando el plan y que cuenta con el respaldo del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información.

En este proyecto, según remarca Reuters, se establecerán las normas técnicas, incluyendo un lenguaje en común para que los coches se comuniquen entre sí, infraestructura y regulaciones.

Este modelo de unificación contrasta con la diversidad de estándares y leyes estatales en los EE.UU., por ejemplo, país en el que si bien al día de hoy se encuentra el mayor avance a nivel global en esta industria, la diversidad podría causar cierto retroceso.

“Si somos capaces de convencer al gobierno de que todas las empresas, todos los coches en la carretera debe utilizar este (refiriéndose a un solo estándar), hay una posibilidad de que China pueda superar al resto del mundo” en el uso generalizado de vehículos de conducción autónoma, dijo Li Yusheng, director del programa de conducción autónoma de Chongqing Changan Automobile.

El apremio de China por lograr esto se relaciona con varias cuestiones. Se trata del país que tiene el mayor mercado de automóviles del mundo, lo que repercute en la contaminación ambiental, la alta congestión del tráfico y las fallas en la conducción.

En una encuesta de 2015 del Foro Económico Mundial, el 75% de los chinos dijeron que probablemente irían en un coche de auto-conducción, en comparación con la mitad de los estadounidenses.

Además, según Boston Consulting Group, dentro de 20 años China será el mayor mercado para los negocios de conducción autónoma, representando al menos una cuarta parte de la demanda mundial.

Si bien China tiene un largo camino para recorrer que la podrá convertir en la número uno en este mercado, no cabe ninguna duda que con cuestiones como el proyecto regulatorio, el apoyo del Estado y las grandes empresas tecnológicas, ya ha comenzado a transitarlo.

Por otra parte, la Unión Europea está esperando con mucha expectativa la inclusión en las carreteras de los vehículos conectados y de conducción autónoma en unos pocos años, con el objetivo primordial de reducir los accidentes de tráfico.

Se considera que estos vehículos serán más seguros porque reducirán el riesgo de un error o distracción del conductor. Incluso tendrán que contar con el sistema E-call, el que alertará a los servicios de emergencia si el automóvil está involucrado en un accidente.

Por ejemplo el Reino Unido, el año próximo comenzará a realizar las pruebas para testear coches sin conductor en las autopistas y se espera que para el 2020 ya estén circulando por las calles. De acuerdo con datos gubernamentales, el mercado de autos autónomos podría llegar a los US$1,29 billones a nivel global, si bien primero deberá superar algunos obstáculos legales entre los que se incluye quién sería el responsable de producirse un accidente.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO