COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

«Hyperloop no es el futuro, es el presente. Trabajando junto a ingenieros de HTT, estamos orgullosos de superar los límites en materiales inteligentes de transporte y fabricación», ha asegurado el cofundador y presidente de Airtificial Rafael Contreras, nueva compañía tecnológica española, de ingeniería y fabricación, que resulta de la fusión entre Inypsa y Carbures. A la presentación oficial han acudido, además, empresarios y dirigentes políticos, entre ellos, Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía.

«Os hablaban de un tren histórico, pero lo que quiero resaltar es que estamos haciendo historia. Nuestra pequeña historia. Somos del sur de España. Yo llamo a Cádiz el Kilómetro Cero»

Un tren supersónico

Para hacerse una idea, el concepto Hyperloop está diseñado para funcionar enviando cápsulas o vainas del tamaño de un vagón de tren redondeado por tubos continuos de acero, conservando un vacío parcial. Cada cápsula flota sobre una capa de aire entre 0,5 y 1,3 milímetros, por medio de un elevador de aire o esquíes que proporciona la presión, similares a como son suspendidos los discos en una mesa de hockey de aire. De esta forma se evita el empleo de levitación magnética y el alto costo que esta demanda. Cada cápsula Hyperloop, que llevan un año siendo fabricadas por la compañía española Carbures precisamente, alojan un total de 28-40 pasajeros, y viajaran a una velocidad tal que romperá la barrera del sonido

Carbures ha presentado al mundo la primera cápsula de pasajeros, llamada Quintero One. Lo ha hecho en Cádiz, reseñando así la importancia que esta empresa española está teniendo en la creación de un tren que viene dispuesto a convertirse en el siguiente salto evolutivo en materia de transporte terrestre. Quintero One ha sido construido en la planta de Carbures en Jerez de la Frontera, y ensamblado en la de El Puerto de Santa María junto al tubo por el que viajará.

Conectando el mundo árabe

Ahora que está creado, tanto el vagón como el tubo serán enviados a las instalaciones europeas de HTT en Francia, para “un ensamblaje e integración adicionales” y pruebas sobre el terreno en una pista de pruebas construida dentro del complejo. El plan de HTT es ambicioso, ya que piensan que la cápsula estará lista para llevar pasajeros antes de finales de 2019, lo que es tremendamente exigente dado que estamos ante una nueva tecnología y que otras compañías hablan de un servicio Hyperloop activo en un período mínimo de unos 3-5 años aún, para el 2021 como muy pronto.

En resumen, La cápsula de transporte cuenta con una longitud de 30 metros de largo y 2,7 metros de diámetro, un peso de 20 toneladas, una capacidad de entre 28 y 40 viajeros y una velocidad de hasta 1.223 kilómetros por hora. Hyperloop está diseñando la conexión entre Abu Dhabi y Dubai, de manera que los 160 kilómetros que las separan se puedan recorrer en doce minutos.

España, cuna de los Hyperloop

No solo Carbures en Cádiz está construyendo el futuro de los trenes, sino que hay otras multinacionales con el mismo proyecto en España. Hace dos meses, la compañía Virgin Hyperloop One firmó un acuerdo con Adif, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, entidad pública española dependiente del Ministerio de Fomento que se encarga de gestionar la construcción de las líneas ferrocarriles en España, así como su gestión y uso. El acuerdo propiciará el crear un centro especializado avanzado para el Hyperloop en la región de Bobadilla, Málaga, con el objetivo de desarrollar el tren Hyperloop y además probarlo sobre el terreno.

«Lo primero es que hay que celebrar este momento», ha subrayado Moreno, quien ha calificado de «muy importante» la presentación del prototipo. «Aún recordamos que necesitábamos años y millones de dólares para conseguirlo, pero lo hemos hecho antes de tiempo y a un coste asumible», ha apuntado. El siguiente paso -dice- es integrar la cápsula dentro de todo el ecosistema tecnológico de Hyperloop. «Estará listo para 2019», ha prometido el directivo.

La idea de Virgin Hyperloop One, empresa americana en la que el multimillonario Richard Branson participa, es invertir un total de 500 millones de dólares (431 millones de euros) para impulsar las instalaciones del centro de desarrollo y pruebas del Hyperloop. Una cantidad condicionada a obtener 126 millones € en concepto de convocatorias de ayudas públicas tales como préstamos y subvenciones a I+D+i para las instalaciones. El centro daría empleo a 250 trabajadores y aprovecharía las sinergias del entorno, siendo el lugar elegido España por operar la segunda mayor red ferroviaria de alta velocidad del mundo.

«Tiene que ser un modelo sostenible»

Una de las principales preocupaciones alrededor del proyecto de Hyperloop está relacionado con el consumo energético para hacer funcionar los tubos de vacío. Todavía se encuentra en frase de desarrololo y análisis, aunque los directivos han vaticinado que el tren funcionará de manera sostenible. «Me atrae formar parte de un cambio de mentalidad. Necesitamos un mundo sostenible donde el ser humano sea capaz de integrarse en las nuevas tecnologías que se van a desarrollar», ha reconocido Contreras.

A su juicio, la compañía persigue una filosofía de futuro clave: «una robótica que ayude al ser humano, sin sustituirlo, a abordar los nuevos retos tecnológicos. Una robótica que interactúe con el ser humano porque la sostenibilidad de la economía no pasa por la destrucción de empleos. Tiene que ser un modelo sostenible, un modelo de vida». Hyperloop tiene un 85% de fibra de carbono, por lo que los desarrolladores creen que logra un menor consumo energético y reducir las emisiones de gases contaminantes.

Dudas de regulación

Ahlborn ha reconocido que lleva estos últimos meses viajando por diferentes países y reuniéndose con los gobiernos para llegar a acuerdos para que Hyperloop sea una realidad cuanto antes. Y es que es precisamente la falta de un marco regulatorio uno de los principales escollos a salvar. «La integración de las diferentes tecnologías es otro de los retos», ha reconocido. Aún así, el sueño del Hyperloop continuará adelante. «Lo mejor está por llegar», ha asegurado a la vez que ha reconocido que la compañía está abierta a propuestas, ideas para mejorar el modelo.

Por su parte, Andrés de León, directivo de HTT, ha destacado que «es más importante el cómo se hace que el qué se hace». En su opinión, Hyperloop «no es solo una nueva compañía» sino «un movimiento» que da «libertad de pensamientos para que cada uno aporte lo mejor de sí» gracias a un «modelo colaborativo».

El origen de Hyperloop nace de una idea de Elon Musk, el expresidente de Tesla y fundador de PayPal, junto a la compañía espacial SpaceX y Tesla Motors. Hay varios consorcios que luchan por hacer realidad esta iniciativa. Una de ellas es la empresa californiana Hyperloop Transportation Technologies, que emplea a más de 800 profesionales de 38 países diferentes dentro de un proyecto cuya inversión es superior a los cien millones de dólares. Otra es Virgin Hyperloop One, que recientemente ha firmado un acuerdo con Adif para levantar en Bobadilla, un pequeño pueblo de Antequera (Málaga), un centro de innovación para investigar las posibilidades de este concepto de transporte terrestre.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO