Fotografía: The Boring Company
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si hay algo que Elon Musk no sabe hacer es quedarse quieto. Mientras Tesla está lidiando con el compromiso de producir y entregar a tiempo los vehículos que prometió a sus clientes durante el segundo semestre de 2019, el magnate y físico ya se impuso una nueva tarea: el lanzamiento de The Boring Company, la empresa de excavación e infraestructuras, en China.

A través de su cuenta de Twitter, y en respuesta a un tweeten el que se anuncia su participación en la World Artificial Inteligence Conference 2019 en Shanghái, que habrá de celebrarse del 29 al 31 de agosto próximos, el multimillonario escribió: “Durante este viaje también se hará el lanzamiento de The Boring Company China”.

The Boring Company (La Compañía Perforadora) nació el año 2016 luego de que Musk, atorado en el tráfico de la ciudad de Los Ángeles mientras se dirigía al aeropuerto, escribió en su cuenta de Twitter que crearía una red de transporte de alta velocidad. Lo que nadie imaginaba, pero él sí, es que se trataría de una serie de cápsulas que recorrerían grandes distancias a gran velocidad a través de una serie de túneles.

La compañía nació al amparo de Space X, la empresa aeroespacial que también es propiedad de Musk, pero terminó separándose de ella el año pasado para volverse completamente independiente. Y si bien en un inicio parecía ser otra más de las excentricidades a las que el sudafricano nos tiene acostumbrados, tras anuncio de su lanzamiento en China ya se ve que no es así.

Sin más, hace unas semanas se conoció que la empresa consiguió por primera vez una inversión de capital extranjero cifrada en 120 millones de dólares, mediante la venta de acciones. Asimismo, también se hicieron de su primer contrato comercial: la construcción y operación de un “transportador de personas” subterráneo que será construido en el Centro de Convenciones de Las Vegas, por el cual obtendrán 48.7 millones de dólares.

Musk, que durante una conferencia TED que tuvo lugar en 2017 describió al proyecto como un hobby personal al que no le dedicaba más de 2 o 3% de su tiempo, parece haber cambiado de idea, pues no sólo está abriéndose paso en Estados Unidos, sino que ahora tiene puesta la mira en China, justo en un momento en que las relaciones comerciales entre ambos países no se hallan en su mejor momento.

¿Cuáles son las intenciones de Elon Musk al expandir la naciente e incipiente, pero todavía incierta operación de The Boring Company a China? Por ahora sólo él lo sabe. Pero no está de más recordar que, al igual que Los Ángeles, las ciudades de Shanghái y Beijing presentan serios problemas de tráfico y transporte. Ese sería solamente el pretexto. Pero tratándose de Musk, bueno, ya se sabe que no hay que dar nada por descontado.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO