COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un estudio reciente de Ericsson concluyó que en 2020 habrá 50 mil millones de cosas conectadas, es decir, más de seis objetos por persona. Frente a este panorama, la empresa amplía el ecosistema de Internet de las Cosas más allá de los operadores. “Pensamos que no es necesario solo quedarse con los operadores sino también con los mercados verticales. Elegimos tres de ellos que son: transporte, seguridad pública y energía”, explica Marise De Luca, key account manager, Smart Cities & Indirect Channels para América Latina y Caribe de Ericsson.

La estrategia de la empresa es utilizar todas sus competencias y capacidades en conectividad, soluciones de OSS y BSS “para utilizar todo lo que tenemos en nuestro portafolio y capacidad y adecuar las soluciones de sistema para las industrias. Utilizaremos lo que ya tenemos y sumaremos socios proveedores de soluciones específicas”, agrega De Luca.

Ericsson quiere ser el mejor business partner de su cliente. Hay clientes que no cuentan con la solución integral, en algunos casos necesitan aplicaciones o sensores, aquellas empresas que brindan esos productos son los que busca Ericsson. Trabajamos en integración y consultoría estratégica”.

Sobre la formación del área y las habilidades de los profesionales en IoT, Marise De Luca sostiene que “al momento de reclutar personal, si bien no existe la formación en IoT, buscamos el conocimiento básico en algún área. Pero lo más importante es la diversidad, todo el equipo debe trabajar en innovación, tener un modelo mental de innovación, tu crearás algo que no existe y debes sentirte conforme con trabajar en ocasiones novedosas donde no hay nada hecho aún”.

Consultada por los avances del mercado en este sentido, la ejecutiva expresó que “nos faltan todavía el standard y los patrones de comunicaciones. Cada asociación trabaja en diferentes standards y deberían trabajar juntos. La competencia, por su parte, va por la idea, quién la tenga y cómo la desarrolla. Luego hay que trabajar en conjunto con los órganos reguladores. La industria y los operadores ya están trabajando en eso así como varias asociaciones que trabajan en conjunto para eso”.

En el área Gobierno, las ciudades inteligentes requieren un proyecto a largo plazo. “Desafortunadamente lo que vemos muchas veces en nuestra región son proyectos de un Gobierno puntual que estará en el poder sólo 4 o 5 años y no se hace una ciudad inteligente en ese tiempo. El desafío es que los proyectos sean a largo plazo, que no estén asociadas a un único mandato. Ahí veo el primer desafío grande”.

[blockquote align=”right” quotes=”yes”]Las ciudades inteligentes requieren un proyecto a largo plazo[/blockquote]

Ericsson convive con otros proveedores que a su vez ofrecen servicios con otros proveedores en sus proyectos, los tres factores en los que se enfocan son: la buena convivencia con el resto de los proveedores, las soluciones técnicas y la coordinación de los proyectos que son entregados por parte del gobierno a un integrador principal.

Para concluir y de cara al futuro, Marise De Luca expone que “cuando una persona se conecta cambia su vida, cuando todo se conecta cambian el mundo. Creo que nadie puede imaginar lo que va a pasar porque es muy rápido. Se espera que nosotros sepamos utilizar de mejor manera nuestros recursos naturales, que tengamos un mundo más sostenible y una sociedad más justa y equilibrada”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO