COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El director de Ericsson para el área de mercado Europa y Latinoamérica, Arun Bansal, ha señalado que el despliegue de la futura red móvil 5G se realizará de forma “gradual” y ha anticipado que su inicio en Europa tendrá lugar probablemente en la segunda mitad de 2019, aunque de forma selectiva en algunas ciudades.

Bansal ha apuntado que la tecnología para el 5G es “prematura” y ni siquiera están listos todavía los estándares, por lo que es “demasiado pronto” para comenzar con el despliegue comercial de las nuevas redes móviles.

En este sentido, ha remarcado que, en su opinión, el despliegue del 5G “ocurrirá despacio” y no se iniciará en 2018, sino que probablemente tendrá lugar en la segunda mitad de 2019 y se hará de forma limitada y no en todo el territorio de un país a la vez.

En concreto, ha detallado que las primeras redes 5G se instalarán en algunas zonas urbanas seleccionadas y estarán vinculadas a casos de uso específicos, al mismo tiempo que ha considerado que su introducción gradual conllevará que no suponga un significativo incremento de los gastos de capital (capex) de los operadores.

¿A la sombra de EEUU?

Ante el debate sobre si Europa va por detrás de Estados Unidos o varios países asiáticos en la carrera del 5G, Bansal ha señalado que él tiene una visión diferente sobre la evolución de esta tecnología móvil y que cree que su desarrollo en cada zona depende de los diferentes casos de uso que tiene.

En este sentido, ha apuntado que, por ejemplo, Estados Unido puede ir por delante en despliegue de redes de banda ancha últrarrápidas, Asia en casos de uso de consumo y Europa en casos de uso industrial o en eficiencia de las redes para soportar el aumento del tráfico de datos que no se está trasladando actualmente a un aumento de los ingresos.

En el caso de España, ha rechazado que esté más rezagada que algunos de sus socios europeos y ha incidido en que Ericsson ya ha llevado a cabo pruebas de esta tecnología con operadores como Telefónica u Orange. Además, ha remarcado que está trabajando con sus clientes en posibles casos de uso y ha recordado que la compañía tiene un laboratorio de innovación en España.

Papel gubernamental

Por otro lado, Bansal ha remarcado que los gobiernos tiene un papel “muy importante” en cualquier país en todo lo relacionado con el despliegue de la nueva tecnología móvil, lo que incluye tanto las subastas de espectro como la gestión de la neutralidad de la red.

En este sentido, ha solicitado al Gobierno español de que se asegure de que las condiciones de las subastas de espectro en las bandas de frecuencias destinadas para la tecnología 5G estén en línea con los estándares internacional y no busquen lograr precios elevados para conseguir una mayor recaudación.

El director de Ericsson para el área de mercado Europa y Latinoamérica ha incidido en que están trabajando en este sentido tanto con los reguladores como con otros actores del sector porque está convencido de que el “beneficio de desplegar 5G es tan grande que ningún país puede quedar atrás”.

A este respecto, ha apuntado que puede haber diferencias de “trimestres” entre países, pero ha incidido en que el beneficio económico que supondrá el impacto del despliegue del 5G en la digitalización es “tan grande” que ningún país ni ningún político “pueden permitirse retrasarlo”.

En este sentido, ha remarcado que todos los países quieren incrementar su Producto Interior Bruto (PIB) y hoy en día la única manera de hacerlo es con la digitalización, dotándolo de más conectividad y de mejores infraestructuras, aspectos en los que el 5G jugará “un papel clave”.

Reto de los operadores

Por otro lado, ha señalado que actualmente los más importante para los operadores es invertir en todos los aspectos relacionados la digitalización de sus operaciones, ya que la interacción con sus clientes en el futuro va a ser principalmente digital.

El otro foco de inversión, según el director de Ericsson para el área de mercado Europa y Latinoamérica, es la calidad de la red, ya que este permite incrementar los ingresos medios por usuario (ARPU), captar más clientes y reducir las bajas de cliente (‘churn’).

En este contexto, ha incidido en que invertir en una mayor calidad de al red no significa necesariamente unos mayores gastos de capital (capex) y ha recordado que pueden contar con socios como Ericsson que tiene herramientas muy eficientes en costes para llevar a cabo la migración de la red del 4G al 5G.

Preguntado por si es una buena idea que las compañías desplieguen sus redes de forma conjunta, Bansal ha apuntado que en todo el mundo los operadores que han construido redes conjuntas quieren separarse, mientras que los que están separados quieren combinarse, “por lo que nadie está contento”.

En este sentido, ha señalado que es complicado que dos operadores lleguen a un entendimiento común en torno a una estrategia de despliegue, ya que cada uno tiene sus propios intereses de inversión, pero ha añadido que sí tendría sentido compartir algunos activos como torres de telecomunicaciones.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO