COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La crisis del coronavirus ha hecho destrozos a todos los niveles, siendo el económico uno de los más afectados. El cierre de las fronteras, sumado a los comercios, empresas y el sector turismo ha llevado el desempleo a un nivel impensado.

La economía española destruirá este año 600.000 empleos por la pandemia y sólo recuperará uno de cada tres (200.000 puestos de trabajo) en 2021, según las previsiones de Asempleo, que destaca, no obstante, que el mercado laboral “ha aguantado mejor de lo esperado”.

Ver más: España tendrá que esperar, como mínimo, a 2023 para recuperar su PBI de 2019

 La patronal de agencias de empleo y empresas de trabajo temporal calcula que la tasa de paro promedio este año solo crecerá frente a 2019 poco más de dos puntos, hasta el 15,7% (aunque acabará el cuarto trimestre en el 16,6%), pese a la profunda caída de la actividad por las restricciones de movilidad y el freno del turismo, que provocarán un recorte del PIB nacional del 11,6%.

“Podemos consolarnos al constatar que el mercado de trabajo español ha conseguido amortiguar de manera muy eficaz una caída sin precedentes en el PIB. Tanto los ERTE como las medidas de apoyo a empresas y trabajadores explican parte de esta mayor resiliencia”, destaca el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas.

A nivel europeo, España terminará 2020 con la mayor destrucción de PIB y con la segunda tasa de paro más elevada de la UE. Pese a existir una fuerte contracción de la actividad, Asempleo prevé que la tasa de desempleo finalice 2020 con un promedio anual del 15,7% (16,6% previsión para el cuarto trimestre).

Ver más: Álvarez-Pallete: “La recuperación y reinvención económica de España van de la mano de la digitalización”

Para 2021, espera un rebote de la economía española cercano al 6,4% y una tasa de desempleo media del 16,7%, apunta Asempleo.

Aunque 2021 volverá a estar marcado por la situación sanitaria, Cruañas afirma que las perspectivas para la economía española son de “clara recuperación”.

“La creación de empleo y el paro reflejarán este inicio de recuperación de la economía, pero probablemente lo hagan con menor ímpetu dado el perfil del impacto que han sufrido durante 2020. En particular, habrá que seguir el proceso de reabsorción de los 750.000 trabajadores que todavía están bajo un ERTE”, precisa.

De cara a los próximos años, la organización pronostica que la recuperación se prolongará en 2022 y 2023 y pone el foco en cuatro desafíos a largo plazo: la tasa de empleo, el paro de larga duración, la productividad y la adaptación de la oferta a la demanda.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO