Oscar Pierre, fundador de Glovo
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Glovo, la plataforma de delivery barcelonesa sigue con sus cuentas en rojo a pesar de haber crecido en forma exponencial sus ingresos durante la pandemia.

Según los resultados consolidados de la compañía recientemente depositados en el Registro Mercantil, en 2019 ha triplicado la cifra de negocios hasta 218,5 millones de euros, y ha duplicado sus pérdidas hasta la cifra de 199 millones, frente a los 103 millones registrados en el 2018. Al hablar de pérdidas, la compañía se refiere al resultado de explotación y no al resultado neto, que prefiere no compartir.

Ver más: Glovo, el segundo “unicornio” español

Esta tendencia en los resultados ha sido una constante desde la creación de la ‘startup’. Se trata de un proceso normal, ya que Glovo se encuentra en plena fase de crecimiento por lo que está afrontando fuertes inversiones que de momento impiden obtener la rentabilidad del negocio. De hecho, en el su último año fiscal más que duplicó los gastos de personal hasta los 51 millones de euros, después de pasar de contar con una plantilla media de 495 trabajadores en 2018 a 1.042 empleados en 2019.

En una videoconferencia, los directores de finanzas, Eduard Ros y Pol Oliver, comentaron esta semana que el aumento de las pérdidas se explica por las inversiones realizadas en la entrada a nuevas ciudades, el lanzamiento de nuevas líneas de negocio (como el canal de supermercados) y la contratación de personal.

El año pasado, la empresa levantó 300 millones de euros en dos rondas de inversión. La última, cerrada en diciembre, convirtió a la start-up en un unicornio al obtener una valoración superior a los 1.000 millones de euros.

Ver más: España: AliExpress se une a Glovo para reforzar la última milla

A principios de este 2020, Sacha Michaud, el cofundador de la empresa junto a Oscar Pierre, comentaba a la Vanguardia que el objetivo del repliegue era alcanzar el beneficio neto a principios del 2021, pero ahora la compañía ya no mantiene este objetivo. “La pandemia ha alterado el mercado y vemos oportunidades para crecer en lugar de centrarnos en la rentabilidad. Queremos potenciar nuestra presencia en Europa y África. En los próximos meses vamos a entrar en Moldavia, Kirguistán y Uganda. Contamos con dinero para llevarlo a cabo. Hemos ingresado 230 millones de la venta de la división de Latinoamérica y hemos obtenido un crédito convertible de 120 millones”. La compañía asegura que su modelo de negocio –que se basa en cobrar comisiones a los restaurantes y comercios que usan la plataforma para vender su producto a domicilio– ya es rentable en España e Italia, dos de sus mercados más maduros.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO