COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

«No existen los retrovirus lentos, sólo los retrovirólogos lentos». El profesor de biología molecular y celular Peter Deusberg hacía un importante ejercicio de autocrítica sobre la propagación del VIH y su principal consecuencia, el Sida, en su libro ‘Repensar el Sida. Lo que no os han dicho’.

«Existen técnicas desde mediados del siglo XX que permiten encontrar el VIH con una ventana de tiempo de apenas siete días, en lugar de los seis meses que habitualmente requieren los procedimientos médicos convencionales», explica Miguel Ángel Llamas, consejero delegado de Empireo Diagnóstico Molecular. La razón de semejante disparidad en los tiempos que comenta este científico se basan en el tipo de prueba a la que se somete a los potenciales infectados: el test de toda la vida es un método de detección indirecto, que busca los anticuerpos que nuestro organismo produce para defenderse de esta amenaza, los cuales tardan en aparecer entre uno y dos trimestres.

Existe una alternativa que muchos todavía desconocen que logra identificar el virus en solo una semana con un 100% de efectividad,  el PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

«Mucha gente mezcla el diagnóstico rápido que ofrece la prueba de anticuerpos -que en apenas 20 minutos te dan los resultados- con lo que es un diagnóstico precoz, que es el que te permite adelantar al máximo el potencial tratamiento, y que solo se consigue con la PCR», añade Llamas. Su empresa, «más un proyecto social e investigador», como la define su fundador, quiere extender esta clase de tests basados en PCR a toda la sociedad, ya que en la Seguridad Social apenas se emplean en casos de donaciones de sangre o situaciones de riesgo extremo. Para ello han desarrollado un kit de diagnóstico capaz de bajar el costo y el tiempo (de 24 a 2 horas) de diagnóstico. Una prueba compleja, ya que el VIH es un virus ARN de cadena simple, por lo que es necesario crear una copia en ADN para ser procesada mediante este procedimiento, pero que se muestra como una alternativa real para reducir los plazos de detección y tratamiento de los ciudadanos afectados por esta causa.

Lo bueno del PCR es que no es una técnica específicamente diseñada para el VIH, con lo que se puede extender su aplicación a muchos otros virus de enorme importancia médica y social. En el caso particular de Empireo, estos laboratorios con sede en Madrid ya han desarrollado kits específicos para la detección de enfermedades como el Zika o el dengue de forma temprana Llamas reconoce que en los últimos años, el número de positivos que encuentran se ha disparado entre un 0,4 y un 0,5%, con lo que entre un 3 y un 8% de todos los sujetos que se someten a sus tests resultan ser portadores de este virus. Para Llamas, este incremento responde principalmente al «descenso, por no decir desaparición, de las campañas públicas de concienciación en prevención del VIH y el Sida».

El problema a nivel mundial es la falta de concientización y de campañas de educación para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO