COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

España, uno de los países más afectados por la pandemia ha visto en este año cómo iban cambiando sus previsiones a futuro. Un nuevo análisis de la OCDE concluye que, por lo menos, le llevará 2 años volver a su nivel pre-pandemia.

A España no le bastará con la vacuna y con dos ejercicios de crecimiento ininterrumpido (5% el año que viene; 4% el siguiente) para regresar al nivel de PIB prepandemia: necesitará, de hecho, de un 2023 vigoroso en lo económico para poder volver al punto de partida, según las últimas cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Ver más: FMI: “España tendrá el mayor desplome de Europa al caer un 12,8% del PBI”

En la edición de diciembre de su informe bienal ‘Perspectiva Económica’, publicada hoy, el ‘think tank’ de los países desarrollados ha atribuido a España una caída del 11,6% de su PIB para este año, ligeramente por encima del descenso del 11,2% que espera el Gobierno. 

Estas previsiones son menos optimistas para 2021, ya que la subida es 2,2% puntos porcentuales es inferior a lo anticipado por el Ejecutivo.

La economía española, que va a volver a caer en el cuarto trimestre por las nuevas restricciones por la covid, sufrirá en 2020 la mayor recesión de todos los países de la OCDE y el hundimiento del PIB no se podrá recuperar en los dos años siguientes.

Ver más: FMI: España al borde del colapso económico

Tras ese batacazo sin parangón, el regreso a la vida de la economía española distará bastante de dibujar la V canónica que muchos pronosticaron en los primeros compases de la pandemia. Será, más bien, una V tendida que la situará en el furgón de cola global. La comparativa con otros socios europeos es ilustrativa: Alemania recuperará el pulso precrisis en el tramo final de 2022; Francia, con un crecimiento vigoroso del 6% en 2021 y algo más moderado (del 3,3%) en 2021, se quedará a las puertas y con todo encarrilado para regresar el nivel prepandemia en el primer trimestre de 2023; e Italia cerrará 2022 todavía lejos (dos puntos por debajo) de la actividad previa al virus pero, aun así, más cerca que España. Solo el Reino Unido queda en una peor posición: cerrará 2022 cuatro puntos por debajo del PIB inmediatamente anterior al estallido sanitario, según las proyecciones publicadas este martes por la OCDE.

Fuera del Viejo Continente, Estados Unidos tardará poco más de un año en volver al punto de partida —a mediados de 2022 ya debería haberlo conseguido— y China, la gran excepción global —pese a ser el origen del virus—, cerrará 2022 con un nivel de PIB un 15% superior que el que tenía a cierre de 2019. El mundo en su conjunto volverá al nivel de PIB anterior al coronavirus en el tramo final de 2021.

En España, reconocen los técnicos del think tank de los países ricos en su último pase de revista, “la recuperación será gradual e incompleta”. Como el resto de organismos, nacionales e internacionales, la OCDE prevé que tras el “fuerte rebote” del tercer trimestre de este año se produzca una contracción en este tramo final del año, en el que las restricciones que afectan a la restauración y el comercio en varias comunidades autónomas. Y, más adelante, por una rebote “gradual” en el que “el repunte en el consumo privado se verá limitado por una recuperación incompleta del mercado de trabajo y un alto ahorro previsional”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO