COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde que organismos europeos de protección de datos dieron a conocer su intención de someter a Facebook a normas comunitarias sobre la privacidad de los datos de los usuarios, la red social está tratando de resolver este problema sin ser tan perjudicada.

Hasta el momento, la empresa de Mark Zuckerberg sólo se basó en la legislación irlandesa, ya que allí está la sede de la compañía en Europa. Pero ahora reguladores de varios países están realizando una investigación para ver cómo Facebook gestiona la información personal de sus usuarios.

[blockquote align=”right”]De aprobarse las normas nacionales, Facebook se replantearía si va a seguir operando en todos los países europeos.[/blockquote]

Tras esto se tomará una resolución final que incluiría el sometimiento a medidas comunitarias que pueden perjudica seriamente los intereses de la compañía, e incluso a regulaciones nacionales, con lo que la empresa tendría que cumplir con 28 normas distintas (una normativa por cada miembro de la Unión).

La disconformidad de la red social con esta posible resolución está generando por parte de la compañía estadounidense algunas presiones sobre los organismos reguladores, hasta señalaron desde Facebook la posibilidad de que las novedades de la plataforma tarden mucho tiempo en llegar a Europa.

De tener que someterse a esta reglamentación, incluso se replantearía si va a seguir operando en todos los países europeos.

Según declaró Richard Allen, vicepresidente de la Política de Privacidad de la red social en Europa en el Finantial Times, “la regulación nacional plantearía serios obstáculos”, ya que si tendría que someterse a la regulación de cada país “los costes de Facebook aumentarían” y la gente de Europa notaría que las nuevas características llegan más tarde o simplemente no llegarían.

“Cuando las autoridades de otros países muestran preocupación por nuestros servicios, trabajan con el regulador irlandés para resolverlos… Es así como se supone que funciona: si una empresa cumple con las regulaciones implementadas en su país de origen, puede operar en toda la UE”, dijo Allen.

Una posible solución que propone la red social es buscar un término medio estableciendo políticas comunes para la protección de datos de una forma menos agresiva para que no tenga que realizar tantos cambios y donde las diferencias entre estados se resolverían con el trabajo en común de los reguladores nacionales.

Por el momento, no hay nada resuelto. Los organismos reguladores siguen analizando el tema y mientras tanto, Facebook presiona de todas las formas que puede para no ser tan perjudicada.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO