COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Departamento de Justicia pidió a un juez federal de California que retire su petición para obligar a Apple para ayudar hackear un iPhone, después de que el FBI afirmó que había logrado acceder a los datos en el dispositivo. El smartphone era propiedad de uno de los tiradores en una matanza masiva en San Bernardino.

La compañía se había rehusado a cooperar con el gobierno, citando las amplias implicaciones que tendría su accionar para la privacidad de sus clientes.

La semana pasada se pospuso una audiencia después de que el FBI dijo que un tercero había dado un paso adelante ofreciendo para encontrar una puerta trasera en el teléfono inteligente. Se cree que la ayuda provino de la empresa de seguridad Cellebrite. Ya sea como resultado de la participación o no de la empresa israelí, el FBI parece haber conseguido lo que quería.

No está claro si el FBI va a volver a utilizar la misma técnica con otros teléfonos en otras investigaciones, o incluso si el método en sí es transferible.

En términos generales, las empresas líderes en tecnología se pusieron de parte de Apple a lo largo de la controversia, con el argumento de que la presión del gobierno de pasar por alto la seguridad del usuario debe ser resistida.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO