COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Goldman Sachs vuelve a apostar por una startup latinoamericana de tecnología financiera, facilitándole un crédito asegurado de hasta 100 millones de dólares a la mexicana Konfío.

La transacción ayudará a Konfío, que proporciona capital de trabajo no asegurado a pequeñas y medianas empresas, a prestar aproximadamente 250 millones de dólares en los próximos 12 meses, explicó David Arana, director ejecutivo y fundador de la tecnológica financiera.

El plan es expandirse al uso de garantías, con lo que sería posible hacer préstamos más grandes que el promedio actual de 20 mil dólares de Konfío.

“Nos encontramos con Goldman en varios eventos de tecnología financiera en América Latina y empezamos las conversaciones”, dijo Arana. “Creo que son los socios apropiados para ayudarnos a seguir creando un impacto”.

Konfío usa su tecnología para analizar el comportamiento crediticio y recolectar otros tipos de datos, lo que le permite responder a las compañías inmediatamente y hacer desembolsos en 24 horas, cuando los préstamos tradicionales a pequeñas y medianas empresas pueden demorarse meses antes de ser aprobados y exigen una garantía.

Además, las tasas de interés de Konfío son la mitad de las de la industria bancaria tradicional, según Arana.

La tecnología también ayuda a la startup a mantener los préstamos de mal desempeño bajo control. La tasa de morosidad en el libro de préstamos de la compañía fue de 4.8 por ciento en 2018, en comparación con el 5.4 por ciento para la industria bancaria, según Arana.

“Konfío aporta un enfoque único a la suscripción de créditos para un segmento del mercado mal atendido en México y más ampliamente en toda la región”, afirmó por correo electrónico Ram Sundaram, jefe global de la unidad de finanzas estructuradas, inversión y crédito de Goldman.

El mercado potencial es amplio. El crédito total para pequeñas y medianas empresas en México es de aproximadamente 100 mil millones de dólares, y los bancos se han estado alejando del negocio, según el director ejecutivo de Konfío.

La startup, que ha atendido a 1 millón de clientes desde su fundación, también proporciona ayuda a las compañías para organizar sus datos y entender mejor su negocio.

“Viví la crisis de las hipotecas de mala calidad”, cuenta Arana, quien trabajó en Deutsche Bank AG en Nueva York de 2006 a 2013 en estructuración de créditos y trading con enfoque en América Latina.

“En una era de datos abundantes, se suponía que podríamos tomar mejores decisiones, pero en realidad veía lo opuesto: el acceso al financiamiento se reducía, así que vi una oportunidad”, detalló.

Creada en 2014, Konfío recibió su primera ronda de inversión en 2016 de fondos como Jaguar Ventures, Kaszek Ventures, QED Investors y Accion Frontier, un fondo gestionado por Quona Capital.

En octubre de 2017, recibió una segunda ronda de inversiones de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) –el brazo financiero del Banco Mundial–, y en julio de 2018 recibió inversiones de deuda y capital de firmas como Emerging Finance, Victory Park Capital Advisors e IFC.

En total, Konfío recaudó 43 millones de dólares en capital y 260 millones de dólares en deuda. También tiene acceso a crédito del Bank of Nova Scotia.

US$43 millones en capital y US$260 millones en deuda. También tiene acceso a crédito del Bank of Nova Scotia.

La transacción de Konfío marca la primera ocasión en la que la unidad de finanzas estructuradas, inversión y crédito de Goldmanproporciona una línea de crédito a una empresa de tecnología financiera latinoamericana. Sin embargo, Goldman ya había invertido a través de su grupo de situaciones especiales en la empresa de tarjetas de crédito Nu Pagamentos, más conocida en Brasil como Nubank.

Goldman le prestó a Nubank 200 millones de reales (49 millones de dólares) en 2016, y en agosto de 2017 expandió la línea de crédito a 455 millones de reales en un acuerdo con Fortress Investment Group. El préstamo ha sido pagado en su totalidad.

A principios de este año, el grupo de situaciones especiales de Goldman aceptó proporcionar a la mexicana Credijusto una línea de crédito de 100 millones de dólares para apoyar los créditos a pequeñas y medianas empresas.

La idea es que las startups puedan usar sus plataformas digitales para operar con más eficiencia que los bancos locales, ofreciendo productos a bajo costo, como préstamos, y atendiendo potencialmente a clientes que antes estaban fuera de alcance de los bancos.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO