Kristalina Georgieva, directora del FMI
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una recesión más aguda de lo previsto y una recuperación más lenta de lo pronosticado. La Covid-19 ha golpeado la economía mundial, que caerá este año, según las últimas estimaciones del FMI publicadas ayer, un 4,9%, más que durante la Gripe Española de 1918, casi dos puntos más respecto al anterior informe de abril y en niveles que no se veían desde la Gran Depresión.

En la selección de economías hecha por el organismo internacional, España se lleva, junto con Italia, la peor parte, ya que el ejercicio finalizará con un retroceso del PIB del 12,8%. Este porcentaje supera incluso al escenario base del Banco de España hace dos semanas, que apuntaba a un contracción del 11,6%. Los indicadores económicos españoles acabarán el año fuera de los parámetros habituales antes de la llegada de la pandemia. El déficit se disparará hasta 14,9%, superando incluso lo que se alcanzó en la Gran Recesión del 2008 (un 11%).

Ver más: FMI: España al borde del colapso económico

“Parece que ha habido un mayor impacto de lo previsto en la actividad en la primera mitad del año, con señales que evidencian que el distanciamiento voluntario podría haber comenzado incluso antes de que se impusieran los confinamientos. Esto también sugiere una recuperación más gradual en la segunda mitad, ya que es probable que continúe el miedo al contagio”, señala el informe elaborado por el Departamento de Análisis que capitanea Gita Gopinath, la economista jefa del Fondo.

En cuanto a la deuda pública, se disparará en el 2020 hasta el 123,8%, de la riqueza. Para que se tenga una idea, en el año 2008, antes del crac de Lehman Brothers, estaba por debajo del 40%. Y peor aún: el endeudamiento público no da señales de contenerse el año que viene, ya que las cifras apuntan a una ulterior subida hasta el 124,1%, algo que en cambio no ocurre con el déficit, que debería reconducirse en el 8,3%, (en todo caso unos niveles por encima del 3% fijado por Bruselas).

“Ya veníamos tocados con poco margen de maniobra en las cuentas públicas”, comenta Josep Soler, director del Institut d’Estudis Financers. “Además España es muy sensible a la reducción de los ingresos fiscales y eso explica el incremento del déficit”, añade.

Ver más: FMI: “La recesión de 2020 no será severa, pero la recuperación será larga, desigual e incierta”

El FMI destaca un dato interesante: las economías avanzadas en esta crisis serán las que lo pasarán peor, con un recorte del 8%. No solo los países emergentes sufrirán menos (un descenso del 3%), sino que en el 2021 recuperarán lo perdido (+5,9%), mientras que los más ricos crecerán a un ritmo insuficiente (4,8%). El hecho de que las economías desarrolladas dependan de su demanda interna (que quedó hibernada en el confinamiento) o de servicios (como el turismo) los hace más débiles en este contexto.

A nivel global

También es digno de mención como a nivel global la deuda superará el 100% del PIB mundial por primera vez. La excepción es China, única entre los grandes que cerrará el ejercicio en positivo (1%), debido a haber sido el primer país en sufrir y también el primero en encaminarse hacia la nueva normalidad. Gita Gopinath, dijo que se espera que la pérdida acumulada para la economía mundial este año y el próximo como resultado de la recesión alcance los 11 billones de euros. “Un alto grado de incertidumbre rodea este pronóstico”, dijo ayer .“Por el lado positivo, mejores noticias sobre vacunas y un mayor apoyo político podrían desencadenar una recuperación más rápida. En el lado negativo, nuevas oleadas de infecciones pueden revertir el aumento del gasto y endurecer rápidamente las condiciones financieras, desencadenando problemas de deuda”

Pronóstico

El FMI mejora en 2 puntos porcentuales el repunte de la economía española para el próximo año, cuando la actividad crecerá un 6,3%. No obstante, en general, los funcionarios de este organismo con sede en Washington recalcan que existe una incertidumbre generalizada en torno a estos pronósticos.

La radiografía española no refleja una coyuntura esperanzadora ni a corto ni a medio plazo. Si bien en la nueva actualización del documento no incluye una revisión de la tasa de desempleo, en abril ya situó el paro en el 20,8% este año, el Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo aprovecha para ajustar sus perspectivas de déficit y deuda.

Al respecto, se perfila un déficit del 13,9% del PIB, 4,4 puntos porcentuales más que en abril. Una brecha que se cerrará tímidamente en 2021, cuando se sitúe en el 8,3%, cerca de 1,6 puntos porcentuales más de lo anteriormente esperado.

Esta situación hará que la deuda pública bruta se dispare hasta el 123,8% en 2020 y continúe subiendo hasta el 124,1% el año que viene (10,4 puntos y 9,5 puntos porcentuales más de lo previsto hace dos meses).

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO