COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Perdidas por delitos informáticos superarán los 2 billones de dólares durante el 2017

Un nuevo estudio a nivel mundial realizado por la empresa de seguridad informática Forcepoint,  responsabiliza a los millenials (jóvenes nacidos entre los años 1977 y el 1994) por los cambios en la seguridad informática.

Este grupo de trabajadores representan hoy el 25% del total de la fuerza activa, y muchos de ellos reconocieron que utilizan dispositivos personales para trabajar y jugar, más del 50% de ellos  descargan archivos de la compañía y aplicaciones de terceros a sus dispositivos personales para aumentar la productividad sin notificarlo al departamento de TI. Además, mientras que los millennials aseguran entender y usar contraseñas robustas, el 35% también revelo que utiliza con frecuencia la misma contraseña para varios sistemas y aplicaciones, y las comparten con otros, incluso después de haber experimentado personalmente una brecha y, sumemos a todo estos datos recopilados en el estudio, que más del 70% se conectan a redes inalámbricas WI-FI que no tienen seguridad.

El reciente ciberataque realizado a telefónica de España que afecto a un gran número de organizaciones en diversos países ha sido considerado como el ataque más grande de la historia del Internet y dejo demostrado nuevamente, como organizaciones públicas y privadas están expuestas al robo o como en este caso, al secuestro de su información. “Utilizar sistemas operativos desactualizados, sin soporte y no instalar las nuevas versiones de seguridad en su debido momento, son decisiones que la nueva fuerza laboral deberá considerar de suma importancia y no postergar dejándolo para un segundo plano como sucedió en el reciente ataque de WannaCry, donde pudimos ver como estos errores recurrentes, hicieron posible que varias organizaciones resultaran afectadas” – Comento Josué Ariza, Director Regional para el Caribe y Sudamérica de Forcepoint.

“En el reciente ciberataque pudimos apreciar la capacidad de WannaCry de auto-propagarse mientras que las variantes anteriores se han basado en tácticas de ingeniería social para infectar a los usuarios (por ejemplo, campañas de correo electrónico con URL maliciosas o archivos adjuntos), una vez que WannaCry comenzó a propagarse tenía la capacidad de afectar a los usuarios sin necesidad de intervención humana, resultando a menudo en una oficina llena de máquinas mostrando, la ahora familiar ventana de demanda de rescate. Estos ciberataques continuaran aumentando en cantidad, calidad y efectividad, buscando vulnerar a grandes pequeñas y medianas organizaciones, como lo dimos a conocer a inicios de año pasado en nuestro Informe de Amenazas Globales 2016, emitido por FORCEPOINT Security Labs el cual describía con detalle algunas de las amenazas más recientes de ese momento y comentábamos sobre su evolución, entre ellas la fuga de información a través del aumento de las brechas de datos causadas por los empleados de manera maliciosa y/o accidental”.

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO