COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha abierto una investigación criminal en el proceso de certificación de emisiones de Ford Motor Co., lo que intensifica un problema que el fabricante de automóviles reveló hace dos meses.

El gobierno notificó a la compañía de su investigación a principios de este mes, dijo Kim Pittel, vicepresidente del grupo de ingeniería de seguridad, medio ambiente y seguridad, el viernes en una declaración. Ford dijo en un archivo reglamentario que está cooperando con todas las agencias gubernamentales.

La investigación convierte a Ford en al menos el tercer mayor fabricante de automóviles en caer bajo la investigación federal de EE.UU. sobre emisiones en el lapso de unos pocos años. Volkswagen AG pagó una multa de US$4.300 millones en 2017 por haber engañado a los reguladores y clientes sobre las emisiones de sus motores diésel. Fiat Chrysler Automobiles NV, que el mes pasado retiró cerca de 863.000 vehículos que violan los estándares de contaminación, se enfrenta a una investigación criminal en curso, informó Bloomberg News.

Ford dijo en febrero que probablemente se basó en un enfoque defectuoso para calcular el efecto de la resistencia aerodinámica y la fricción de los neumáticos en el ahorro de combustible de sus vehículos fuera de los laboratorios de pruebas. Contrató a una compañía a principios de este año para ayudar a realizar una investigación que podría extenderse hasta el verano.

Las acciones de Ford no se vieron impactadas y publicaron un informe de ganancias mejor a lo esperado el jueves.

La Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. remitió preguntas al Departamento de Justicia, que prefirió no hacer comentarios.

“El gobierno puede llevar a cabo investigaciones civiles o penales. Se va por la vía criminal cuando cree que puede encontrar evidencia de que la compañía violó la ley intencionalmente”, dijo Erik Gordon, profesor de Ross School of Business de la Universidad de Michigan.

Ford descubrió fallas potenciales en la forma en que calculó los datos clave utilizados para determinar las clasificaciones de ahorro de combustible de los nuevos vehículos y los niveles de contaminación del tubo de escape. No queda claro si los problemas que descubrió Ford generaban calificaciones de millaje inexactas.

Cuando Ford reveló el problema en febrero, el fabricante de automóviles dijo que “no ha habido ninguna determinación de que esto afecte las etiquetas de ahorro de combustible o las certificaciones de emisiones de Ford”.

“Nuestro objetivo es completar nuestra investigación y una revisión técnica exhaustiva de este asunto y cooperar con el gobierno y las agencias reguladoras”, dijo Pittel el viernes. La investigación no implica el uso de los llamados “dispositivos de desactivación” que VW descubrió que estaban usando para burlar las pruebas de emisiones, dijo.

Ford ha tenido problemas de ahorro de combustible en el pasado. Reforzó las calificaciones de seis modelos, entre ellos los automóviles híbridos Fiesta, C-Max y Fusion, en 2014 y envió cheques hasta por US$1.050 a más de 200.000 propietarios para compensar las deficiencias en el kilometraje de sus vehículos. En 2014, Hyundai Motor Co. y Kia Motors Corp. Recibieron una penalidad civil de US$100 millones, después de vender aproximadamente 1,2 millones de vehículos con índices de ahorro de combustible inflados. Las valoraciones inexactas se derivan de procedimientos defectuosos utilizados por las empresas para calcular las fuerzas de carga en carretera.

Fuente: Bloomberg

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO