COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La revolución de IoT (siglas del inglés de internet de las cosas) “cambiará la estructura económica de Internet porque se crearán gigantes de todas las industrias, de la talla de Google o Facebook, que darán servicios por internet. Como Audi, por ejemplo, que venderá servicios y aplicaciones digitales para sus coches, que estarán conectados a internet”, predice Ivo Ivanov, CEO de DE-CIX International, el líder mundial de intercambio directo (peering) de tráfico de internet entre empresas en conversación con INNOVADORES.

En el camino hacia la ominipresencia de internet, “la inteligencia artificial revolucionará nuestras vidas diarias. Los coches multimedia conectados y autónomos nos llevarán de un punto a otro. Habrá que desplegar una infraestructura de internet capaz de suministrar a los coches autónomos vídeo 4K a través del 5G (la red móvil de quinta generación), o para encender las luces y la calefacción poco antes de llegar a casa, y eso demanda continuos cambios tecnológicos”, puntualiza Christoph Dietzel, responsable de I+D en DE-CIX.

No solo eso, la infraestructura de internet cambiará para responder al aluvión de datos que fluirán entre los coches, los aviones, y todas las máquinas conectadas, y para dar soporte de alto rendimiento a nuevos campos de aplicación, como el cloud gaming“Será una internet mucho más descentralizada y mallada, con muchos más nodos (puntos de acceso)”, apostilla Ivo Ivanov.

DE-CIX es un ejemplo. Hoy supera los 34 TB (Terabytes) de capacidad de conexión, “lo duplicaremos en tres años, y pasaremos de 400 a 800 nodos de acceso. Llegaremos a instalar nodos en las antenas de telefonía móvil, en las autopistas, en cualquier sitio que nos acerque al usuario”, anticipa Ivo Ivanov.

Las grandes compañías y las pymes de todos los sectores invertirán el uso de internet. Si hasta ahora primaba la comunicación de las personas, en el futuro se dará preponderancia a los nuevos servicios. “Las compañías quieren estar en contacto directo con sus consumidores. Posicionarse en el mercado, en el momento y lugar correctos, para construir un entendimiento sobre el desarrollo de internet será decisivo para ellas”, asegura Ivo Ivanov.

La tecnología blockchain (posicionada como el notario de internet) cobrará importancia en el nuevo ecosistema para “verificar y validar los nuevos servicios traídos por la IoT. Serán de banca, de sanidad, de todos los sectores. Servicios que hoy no son digitales, lo serán, y se interconectarán nuevos actores entre sí. Internet será menos abierta y pública, una parte estará dentro de las empresas de servicios, y estará securizada con blockchain“, explica Ivo Ivanov.

Protagonismo de Madrid

Madrid jugará un papel importante en ese futuro. El negocio de DE-CIX es conectar directamente el tráfico de internet de operadores como Telefónica o Vodafone, empresas muy intensivas en tráfico de datos como Google o Facebook, e ISPs (proveedores de servicios de internet) acortando el camino de las conexiones, evitando latencias y abaratando la conectividad. Lo hace creando espacios neutros para conectar directamente las comunicaciones de internet de las empresas en 13 grandes centros de procesos de terceros repartidos en ocho países, y España es uno de ellos. Precisamente puentear el paso de sus comunicaciones por Estados Unidos fue la razón de que tres ISPs alemanes crearan DE-CIX en 1995 en su país.

La Península Ibérica es un punto caliente en confluencia de cables submarinos (casi una veintena existentes y planificados) que unen América, Asia, Europa y África. Por esa razón DE-CIX se instaló en Madrid en junio de 2016, y eligió la capital española a la portuguesa porque tiene mayor conectividad y tráfico, por el fuerte de crecimiento de la instalación de ancho de banda en España y su demanda, y por la competitividad de sus precios.

Una empresa paga en Madrid el 90% de lo que pagaría en Londres por la misma conexión, y la capital española podría quitar el protagonismo a esta plaza. La propia DE-CIX prevé que la capital de España será el enclave más importante del sur de Europa, y atraerá todo el tráfico dirigido a Latinoamérica.

DE-CIX tiene en Madrid una plataforma de conectividad con instalaciones en tres centros de datos, y es el punto de intercambio de internet de más rápido crecimiento mundial del operador alemán. Solo en 2017, creció un 60% en número de clientes, la capacidad de conexión aumentó un 145%, y el tráfico de datos rompió récords semana tras semana.

“Los flujos de tráfico tradicionales de internet están cambiando, se dirigen hacia el sur de Europa, especialmente hacia la Península Ibérica y la costa mediterránea, debido a su posición estratégica y a un numero cada vez mayor de cables submarinos que aterrizan allí”, informa la empresa, que además de Madrid se ha instalado en Marsella y Palermo para atender el intercambio de tráfico entre África, Asia y América.

DE-CIX ha ampliado su oferta de intercambio directo de tráfico de internet con nuevos servicios para conectar a proveedores de la nube de forma independiente, entre otros. Una nueva compatibilidad con Google Cloud Platform permitirá a sus clientes la conexión directa con este servicio.

DE-CIX participa en proyectos de investigación junto con otras empresas y socios académicos, “como el proyecto Endeavour que desarrolla la próxima generación de IXPS (puntos de intercambio neutro de internet) con SDN (software defined networking), o X-Check, para mejorar las interconexiones entre nuestros clientes”, cuenta Christoph Dietzel.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO