Oscar Pierre, fundador de Glovo
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La empresa de entregas a domicilio, considerada como una de las grandes revelaciones en el ecosistema emprendedor español de los últimos años, ha sido valorada en más de 1.000 millones de euros. Esto convierte a la startup de Barcelona en el segundo unicornio español junto a Cabify, cuya valoración se sitúa en unos 1.400 millones de euros.

En la ampliación de capital, la quinta en la historia de la compañía y la segunda de este año, también han participado Drake Enterprises, propietaria de la cadena de pizzerías Papa John’s en Chile y España, y los fondos de capital riesgo Lakestar, inversor en grandes compañías del sector tecnológico como Spotify o Skype, e Idinvest Partners. Todos ellos ya estaban en el accionariado tras incorporarse en rondas anteriores.

Mubadala es conocido en España, sobre todo, por ser el principal accionista de Cepsa, la segunda petrolera del país por detrás de Repsol. Desde hace más de un año, el fondo soberano ha intentado reducir su participación en la compañía, de la que controlaba el 100%. Tras una fallida operación pública de venta (OPV)para sacar a la empresa a Bolsa a finales de 2018, Mubadala consiguió finalmente vender el 37% de Cepsa al fondo británico Carlyle por casi 3.000 millones de dólares el pasado mes de abril -la operación se formalizó en octubre-.

“Esta nueva ronda nos da más gasolina para llegar a rentabilidad a principios de 2021, que es nuestro principal objetivo”, asegura Oscar Pierre, consejero delegado de Glovo. “Somos una empresa que todavía pierde mucho dinero y no tenemos que celebrar tanto cuestiones como la valoración en una ronda”, asegura el directivo. Pierre no se muestra preocupado por las posibles suspicacias que pueda generar la incorporación de un socio como Mubadala, siendo un fondo soberano de un emirato del Golfo Pérsico. “Lo que nos gusta de Mubadala es su visión largoplacista; en todas las conversaciones que hemos tenido hemos manejado un horizonte a cinco años vista”, explica.

El vehículo emiratí ha invertido en Glovo a través de un fondo de 400 millones de euros que puso en marcha en junio del año pasado con el objetivo de invertir en empresas tecnológicas de Europa. “Estamos entusiasmados de liderar esta nueva ronda”, explica Frederic Lardieg, socio responsable del equipo de capital riesgo de Mubadala. Lardieg se ha incorporado al consejo de la enseña, que ya está formado por nueve integrantes.

El pasado mes de abril, la compañía de entregas a domicilio cerró otra ronda de 150 millones de euros, que supuso la entrada de Lakestar y Drake Enterprises.

Con el dinero recaudado, Glovo quiere invertir en tres áreas. Por una parte, la firma pretende duplicar su equipo de ingenieros, formado ahora por unos 150 profesionales, hasta entre 300 y 350 personas. El objetivo de esta medida es implementar mejoras que permitan a la enseña aumentar sus márgenes, en un modelo de negocio con volúmenes muy altos pero con ganancias muy estrechas.

Por otro lado, Glovo se ha propuesto crecer en supermercados, tanto en sus alianzas con operadores del sector como Carrefour o a través de su propios canales.

La tercera pata es la inversión en crecimiento, que incluye también adquisiciones. Oscar Pierre confirma la reciente compra de Instamaki, que se suma a la de Pizza Portal por 35 millones de euros para hacer de Polonia la segunda base de operaciones de la compañía.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO