COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Aunque la industria tecnológica hace tiempo trabaja en Inteligencia Artificial (AI), los gobiernos se han mantenido alejados del tema. Hasta esta semana.

El Comité de Ciencia y Tecnología del Reino Unido publicó su reporte sobre Robótica e Inteligencia Artificial. A su vez, el Comité del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca también emitió un documento sobre AI. En otras palabras, la Inteligencia Artificial ha ingresado de manera formal a las conversaciones políticas y regulatorias.

Educación y habilidades

Ambos informes se centraron en los sistemas educativos del Reino Unido y de EEUU. Y concluyeron que no generan las habilidades requeridas para la era digital y la inteligencia artificial. La industria ya tiene su propia sequía de habilidades, lo que se traduce en compras de empresas que poseen los recursos humanos requeridos.

El texto estadounidense sostiene que la integración de IA, analíticas de datos y campos afines en todo el sistema educativo de la nación es esencial para desarrollar una fuerza de trabajo que pueda hacer frente a las prioridades nacionales. Si bien reconoce que las instituciones educativas cuentan con algunos programas de AI, exige que se incluyan en mayor cantidad, al tiempo que aconseja capacitar a los docentes en la materia.

En este sentido, el documento resalta que es necesario un cambio de mentalidad. Mientras que los millennials están acostumbrados a un mundo conectado, el sistema educativo no. Las escuelas y universidades tienen que adaptarse para crear una comunidad que lea sobre data para alumbrar una economía digital, que se mantiene al costado de la corriente principal educativa.

Economía y trabajo

El impacto de la economía digital en el empleo tradicional será notorio. La introducción de la inteligencia artificial tendrá que ser administrada con responsabilidad para que su impacto en determinados sectores económicos no sea muy dramático.

El informe del Reino Unido ha adoptado una visión muy equilibrada, destacando el número de puestos de trabajo que se van a crear junto con los que se van a perder. Si bien esto es alentador para el país y la economía en su conjunto, no es seguro que el mismo sentimiento se traslade a sectores económicos o empleos puntuales.

El documento estadounidense es un poco más específico. Entiende que el efecto negativo de la automatización será mayor en los empleos de baja calidad. A su vez, asegura que existe el riesgo que la automatización dirigida por la AI incremente la brecha entre los trabajadores menos educados y los más preparados, lo que potencialmente incrementará la inequidad económica.

En un país donde las tensiones ya son ya elevadas, entre una clase media y alta cada vez más ricas y las clases bajas más oprimidas, la transición hacia una economía digital tendrá que ser administrada con cuidado para asegurar que los impactos negativos no sean demasiado drásticos. El avance de la inteligencia artificial vendrá más rápido que cualquier otro avance científico de la historia, de esta manera, la forma en que el gobierno genere políticas para apoyar a los trabajadores despedidos podría definir, en parte, el éxito de la AI.

El papel de la ética

¿Cómo se programa la ética y la moral en una computadora? Si los filósofos han estudiado la cuestión ética durante siglos y no llegaron a una conclusión, ¿qué posibilidades existen para que un programador  defina su IA de modo ético?

La AI impactará en el día a día, desde los coches autoconducidos hasta los diagnósticos médicos, incluyendo  programas de tutoría inteligente que involucran cuestiones sociales, legales y éticass. La transparencia en el proceso de toma de decisiones de la máquina tiene que ser de suma importancia. Pero, ¿quién escribe estos parámetros? La prevención de decisiones sesgadas construidas en un sistema de inteligencia artificial puede ser una tarea muy complicada.

El informe de la Casa Blanca sugiere la introducción de nuevos programas de formación ética para las personas involucradas en el desarrollo de la AI.

La cuestión de la ética y los modelos de control en la inteligencia artificial podrían ser un crisol de conflictos políticos, económicos y sociales en el futuro. La colaboración internacional es clave.

La postura de los gobiernos

En ambos informes se demostró un mensaje claro: somos los mejores y deberíamos liderar el desarrollo de la AI en escala global.

El informe británico considera al Reino Unido como líder mundial en inteligencia artificial, y por lo tanto el gobierno del Reino Unido debería jugar un papel central en el desarrollo de normas internacionales. Vale destacar que en 2013, el gobierno del Reino Unido identificó la robótica y la Inteligencia Artificial dentro de las “ocho grandes tecnologías” que deberían ser apoyadas y promovidas.

El gobierno de Estados Unidos mantiene una postura similar. En el informe hay varios matices de “vamos a dominar el sector”. La postura no es de extrañar ya que el potencial de la IA es inmenso. Los gobiernos apelarán a la política internacional para apoyar mejor sus propias necesidades y ambiciones.

En otros puntos se profundiza sobre el papel que jugarán los gobiernos en el desarrollo de la AI. En varios pasajes se reclama la importancia de los gobiernos en el desarrollo de la industria, por ejemplo:

  • “Sin una estrategia del Gobierno para el sector, las ganancias de productividad que podrían lograrse mediante una mayor incorporación de las tecnologías en todo el Reino Unido permanecerán latentes” – informe del Reino Unido.
  • El gobierno debe “proporcionar dirección y coordinación ” – informe del Reino Unido.
  • “Dada la importancia estratégica de la AI, es conveniente que el Gobierno Federal supervise su evolución en todo el mundo” – informe de Estados Unidos.
  • “Recomendación 12: La industria debería trabajar con el gobierno para mantenerlo actualizado sobre el progreso gradual de la AI” – informe de Estados Unidos

La importancia del gobierno en el desarrollo de nuevas tecnologías debe ubicarse en contexto. El sector privado tiene más fondos para I+D, mejores prácticas de implementaciones para la AI e ingenieros más calificados para impulsar la tecnología.

Es usual que los privados soliciten la intervención gubernamental una vez que los negocios se hayan desarrollado. En etapas iniciales de investigación de nuevas tecnologías, los privados entienden que una sobre regulación puede poner en riesgo el liderazgo que logren en innovación.

 

 

El presente artículo es una traducción y adaptación de una nota escriba por Jamie Davies en Telecoms

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO