Fotografía: TyN Magazine
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

TyN Magazine desde el Finnosummit 2019, México.

Al frente de Cumplo, una plataforma de financiamiento colaborativo entre inversionistas y empresas que nació el año de 2012 en Chile, Gonzalo Kirberg, un economista por la Pontificia Universidad Católica de Chile que cuenta, además, con una maestría en la Kellog School of Management de la Universidad de Northwestern, en Chicago, enarbola un discurso que de pronto remite a Simón Bolívar cuando asegura que al fundar la empresa tuvo el sueño “de poder liberar el capital para las pymes de Latinoamérica”.

No es, en modo alguno, un despropósito ni una exageración. Kirberg es un entusiasta de su profesión y su trabajo, y de los alcances que, gracias a la tecnología, éste puede tener más allá de las fronteras del país en que nació hace 46 años. Bajo su guía, Cumplo llegó a México en febrero de 2018 y a la fecha ha financiado a cerca de 2500 pymes, amén de que iniciará operaciones en breve en la ciudad de Austin, Texas, y en lo inmediato tienen la vista puesta en los mercados de Perú y Colombia.

A propósito de su participación en la Finnosummit México 2019, en la que formó parte del panel “Emprendiendo en México: motivaciones, retos y lecciones de emprender en la tierra del tequila”, TyN Magazine conversó con él.

¿Cómo definirías a Cumplo y sus objetivos?

Cumplo es un market place, una plataforma en la que se conectan directamente inversionistas con solicitantes. ¿Qué voy a hacer yo como Cumplo? Te voy a evaluar de acuerdo a tus necesidades de capital de trabajo de corto plazo para crecer. ¿Tiene sentido? Y si es así, te voy permitir publicar en la plataforma, y tú vas a ofrecer una tasa de interés, y los inversionistas van a ver si te financian a ese costo de capital o no.

Cumplo es entonces el intermediario…

Cumplo es el “desintermediario”, porque un intermediario por definición es el que maneja toda la información, que hace transparente esa información. ¿Para qué? Para que se puedan tomar decisiones de inversión y de financiamiento adecuadas. Por lo tanto, ¿qué va a pasar contigo como pyme si empiezas solicitar dinero a través de la plataforma? Vas a construir un historial de pago positivo, porque la gente va a saber públicamente que tú pagas tus créditos y, normalmente después del quinto o sexto crédito, hablamos de algo así como 50 o 60 días, tu costo financiero va a bajar entre 30 y 50%.

¿En qué momento surgió el plan de expander la plataforma a toda Latinoamérica?

Cuando empezamos esto en Chile siempre tuve el sueño de poder liberar el capital para las pymes de Latinoamérica. Después de que validamos nuestro modelo de negocio y nuestra plataforma tecnológica, dijimos: “Vamos a ir al corazón de las pymes latinas”. ¿Dónde? México. ¿Por qué? Porque es el mercado más grande y donde hay unos costos de transacciones y financieros muy altos. Vinimos a México y el mercado nos ha recibido con las manos abiertas. En los próximos meses vamos a estar abriendo operaciones en Austin, Texas, porque el segundo mercado más grande de pymes hispanas es el mercado de Estados Unidos, concentrado en el sur de California y en Texas. Y finalmente, en el corto plazo tenemos el radar puesto para entrar en Perú y Colombia.

¿No es un plan muy ambicioso?

El problema es demasiado grande. Por lo tanto no tiene qué ver con la misión nuestra, tiene que ver con la necesidad de que los países nos desarrollemos con un costo de capital justo.

Estamos viviendo el boom de las fintechs, ¿consideras que es posible que ocurra un crash?

Siempre que existe un mercado que se está desarrollando demasiado rápido, hay posibilidades de que se provoque un crash. Ahora, a diferencia del crash que tuvo lugar con las puntocom, hoy la mayoría de la gente está generando un valor real. Cuando tú miras que nosotros ya tenemos más de 2500 pymes financiadas, más de 600 millones de dólares financiados y pagados en más de 20,000 créditos con un nivel de default de menos del 0.7%, se está generando real valor, estamos bajando el costo financiero en un 30% ahora mismo. Por lo tanto, efectivamente puede haber algunas fintechs que estén utilizando esta ola de capital de inversión para levantar mucho dinero y tratar de generar algún proyecto, pero hay una base fundamental en muchas de las fintechs que han sido consideradas por Cumplo. Estamos realmente resolviendo problemas, y esto va más allá de una moda, una efervescencia o un mercado.

No es, por supuesto, el caso de Cumplo, que es ya una empresa consolidada. Me refiero a que todos quieren entrar a la fiesta, ¿van a caber todos en la fiesta?

En toda fiesta hay algunos invitados indeseados, voy a decirlo de esa manera. Yo creo que, más que indeseados, hay un montón de emprendedores soñadores. Lo importante, la responsabilidad del mercado de capital de riesgo, que está inundando de dólares la industria fintech, es la responsabilidad de ellos de realmente hacer un análisis en relación a si las compañías que están invirtiendo generan real valor o simplemente lo hacen con la intención de que se infle ese valor y salir antes de que pase algo. Creo que, más que de los emprendedores, es una responsabilidad de los fondos de riesgo.

¿Está consolidada ya la industria fintech o estamos empezando?

La fiesta no ha partido. Cuando tú ves que en todos los países de América Latina y en la mayoría de los países del mundo la industria que tiene mayor capitalización bursátil, o por lo menos dentro de las dos primeras, es la industria bancaria, y donde ves que las utilidades de los bancos son las más rentables en cada uno de todos esos países, significa que hay una oportunidad gigante, porque hoy en día los costos de transacción con la tecnología tienden a cero. Por lo tanto, esta fiesta no ha partido y en los próximos tres años yo creo que viene una reestructuración muy importante de la industria.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO