COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La última edición del Consumer Electronics Show ha dejado en claro que 2015 es el año del despegue de Internet de las Cosas. Y como no podía ser de otra manera, Google no podía quedarse afuera de la tendencia del momento. Durante su conferencia Google I/O, el gigante de las búsquedas presentó Brillo, su plataforma para IoT de la cual ya habían aparecido rumores en los últimos días.

Se trata de un sistema operativo basado en Android, pero con una diferencia sustancial: podrá correr en equipos con recursos de memoria limitados, tal como Lite OS, la plataforma que ya había anunciado Huawei. Esto es el principal requisito de cualquier software base destinado a interconectar cosas: ser capaces de correr en entornos de hardware limitados (incluyendo las placas económicas Arduino, Samsung Artik, Raspberri Pi o Intel Edison), pues no se requiere de un gran ordenador para abrir o cerrar una puerta.

Asimismo, Google presentó a Weave, un protocolo de comunicación que permitirá interconectarse entre sí a los diferentes dispositivos del hogar. Como ventaja principal, estará basado en JSON, una estándar utilizado actualmente para comunicación entre aplicaciones. La principal ventaja de éste último es su carácter abierto, así que las “cosas” conectadas que funciones con Brillo podrán ser manejadas, por ejemplo, desde una aplicación que esté instalada en cualquier otro sistema operativo. Esto brindará una gran versatilidad a los usuarios, un diferencial a los fabricantes y, obviamente, la posibilidad de potenciar el ecosistema Google.

Durante la presentación, Google mostró como diferentes equipos basados en Brillo podían detectar otros dispositivos compatibles. Y también cómo, a través de una aplicación en un smartphone que funciona como panel de control central, manejar todas las opciones de configuración. Más otros ejemplos de las ventajas de un hogar conectado, como que las luces se apaguen al salir de casa o que se climaticen los ambientes cuando el usuario vuelve del trabajo.

[blockquote align=”left”]Al no existir un estándar IoT para toda la industria, el principal desafío de Brillo es más de márketing que tecnológico.[/blockquote]

El principal desafío de Brillo (al igual que el de sus rivales) no es tecnológico, sino de marketing. El primer ítem se resuelve ofreciendo herramientas a los desarrollaores de software y fabricantes de artículos conectados. El segundo es el más complicado: al no existir un único estándar, ya son varios los fabricantes y los consorcios de empresas que intentan consolidar su propia alternativa, para controlar el ecosistema. Ese será el desafío de Google, aunque tiene menos escollos que la mayoría de su competencia: un ecosistema móvil consolidado (el smartphone será el control remoto del IoT hogareño) y cerca del 80% del mercado de teléfonos celulares corriendo con Android.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO