COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NII Holdings anunció hoy por la tarde una alianza estratégica con el Grupo Clarín en Argentina, quien adquirió el 49% de Nextel Argentina y tiene una opción para el restante 51% por importe total de US$ 178 millones, de los cuales US$ 159 millones fueron pagados por adelantado. Los recibidos de la transacción serán utilizados para proporcionar liquidez adicional a las operaciones de NII en Brasil.

“La transacción con el Grupo Clarín crea un camino prometedor para el futuro de Nextel Argentina y sus empleados para competir eficazmente en el mercado de telefonía móvil en Argentina”, dijo Steve Shindler, CEO de NII en un comunicado. Nextel Argentina seguirá siendo controlado y operado por NII, mientras aguarda las aprobaciones regulatorias necesarias.

Desde que NII Holding puso Nextel Argentina en venta el año pasado, ha trascendido el nombre de varios pretendientes. Sin embargo, el comprador fue finalmente el Grupo Clarín, el grupo de medios más grande de Argentina y dueño de Cablevisión/Fibertel, el mayor prestador de TV paga y uno de los tres proveedores de Internet más grandes del país. Así, Clarín desembarcara nuevamente en el mercado de telefonía móvil, un viejo anhelo (tenía una participación en CTI Móvil, antes que esta se vendiera a América Móvil).

Sin embargo, las cosas no son sencillas en varios planos: el comercial y tecnológico, y el regulatorio y político.

A junio, Nextel Argentina contaba con 1,83 millones de clientes y reportó ingresos por US$ 178,3 millones para el primer semestre del año. En la comparativa anual, las cifras marcan un retroceso del 7,5% y 9,8%, respectivamente.

El operador presta servicios en el país con tecnología iDEN, de trunking digital y cuenta con un espectro fragmentado en la banda de 800 MHz, no apta en esas condiciones para comunicaciones móviles 3G. Si quiere implementar 4G deberá incurrir en costos adicionales para velocidades inferiores a las de sus competidores.

Nextel no participó de la última subasta de espectro realizada en Argentina en octubre del año pasado por problemas financieros de su matriz, NII Holding, que en ese entonces estaba bajo la protección de la Ley de Quiebras de EEUU (Capítulo 11). El operador había acudido a esa protección para reestructurar su deuda. Previamente, en agosto de 2013 concluyó la venta de su filial de Perú a Entel Chile por US$ 410 millones; en agosto pasado vendió Nextel Chile y en enero de desprendió de las operaciones mexicanas por US$ 1.875 millones a mano de AT&T.

[blockquote]Clarín compra una infraestructura que deberá modernizar para ser competitivo.[/blockquote]

Clarín había mostrado interés en la subasta, pero las condiciones de despliegue de red y metas de cobertura impuestas por el gobierno resultaron muy exigentes para la compañía, que desistió de participar. De hecho, el espectro reservado para un nuevo entrante fue adquirido por Arlink, que finalmente no pagó los US$ 506 millones comprometidos y el espectro volvió a manos del Estado. Se desconoce cuál será el destino de esas frecuencias.

Clarín está comprando una base de clientes móviles y una infraestructura que deberá modernizar para ser competitivo con las ofertas existentes en el mercado. Y para eso requerirá de nuevo espectro.

Enfrentamiento con el Gobierno

Grupo Clarín mantiene un enfrentamiento de más de siete años con el Gobierno que, después de varios debates logró que el Congreso apruebe la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (conocida como Ley de Medios) en octubre de 2009. La norma afectaba de lleno al mayor multimedios argentino, ya que le imponía una escisión en diferentes unidades de negocios. Desde entonces, la adecuación de Clarín a la ley recorre diferentes juzgados.

En este escenario, el actual gobierno debe aprobar la operación par que Clarín adquiera el 51% restante de Nextel. El 25 de octubre habrá elecciones presidenciales en Argentina y el ganador asumirá en diciembre. Esto implicará un nuevo acercamiento entre Clarín y las nuevas autoridades nacionales y podría abrirse una ventana de negociación para que Clarín obtenga espectro.

Sin embargo, las asignaciones de espectro dependen de la Autoridad Federal TIC (AFTIC), donde el gobierno saliente dejará directores de su signo político. Es decir, de no mediar un nuevo alineamiento en las próximas autoridades nacionales con los reguladores del sector, el enfrentamiento con Clarín podría mantenerse.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO