COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las directrices se han diseñado para todos los participantes en el ecosistema IoT, incluidos los proveedores de servicios, fabricantes de dispositivos y desarrolladores.

Además de ayudar a los proveedores de servicios para construir seguridad desde el principio, las directrices también establecen la necesidad de evaluar el riesgo de todos los componentes en un servicio IoT con el  fin de asegurar que están diseñados para la recolección de datos seguros, al igual que para su almacenamiento e intercambio.

El documento fue desarrollado a través de consultas con la industria móvil, incluyendo operadores como AT&T, China Telecom, Etisalat, KDDI, NTT DoCoMo, Orange, Telefónica, Telenor y Verizon, además de proveedores como Ericsson, Gemalto, Morpho, Telit y u-blox. Las directrices también recogieron las opiniones de académicos, analistas y otros expertos de la industria.

El rápido crecimiento de IoT aumenta la posibilidad de vulnerabilidades potenciales, según Alex Sinclair, director de tecnología de la GSMA, quien agregó que las amenazas pueden ser superadas si la seguridad de extremo a extremo de un servicio IoT es considerada adecuadamente por el proveedor de servicios en el diseño del servicio y la implementación de tecnologías de mitigación.

Las normas reconocen que existe una cantidad significativa de pruebas que sugieren que los ataques cibernéticos ya están sucediendo en el espacio de IoT. Si no se manejan adecuadamente, estos ataques son propensos a inhibir el crecimiento y la estabilidad de la Internet de las Cosas.

A su vez, los consumidores son cada vez más conscientes de las vulnerabilidades de seguridad y las amenazas a su propia identidad digital. En este sentido, la protección de los consumidores será un factor clave para la adopción de servicios IoT.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO