COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Susana García Robles es la jefe de inversiones del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo, estuvo presente en el evento de Genexus 2017 dando una conferencia sobre la Innovación en América Latina y el Caribe.

Refiere que, aunque gestiona millones de dólares en más de 70 fondos en toda América Latina, esta experta se enorgullece de saberse el nombre de las más de 700 empresas en las que tienen alcance sus participaciones.

“Estamos en una región volátil en la cual tenemos crisis continuas y demasiada pobreza, lo que nos lleva a pensar que el camino para poder cambiar estos problemas que enfrentamos día a día está en la innovación.”

Según García Robles las empresas deben enfocarse en ofrecer servicios y procesos nuevos, siendo el punto más importante en esto que los mismos tengan gran escalabilidad. “ Los inversores solo ponen plata en aquellas compañías que son altamente plausibles de escalabilidad.”

Ella considera que en la región los puntos clave son los siguientes:

  • Energías renovables
  • Acceso a la salud en forma igualitaria
  • Acceso a la educación en todos los niveles sociales
  • Acceso a la vivienda digna
  • Acceso al financiamiento facilitador de los procesos

Todos estos basados en componentes TEC.

“La conectividad nos da la posibilidad de cambiar el mundo”, y con ella lograremos enfrentar todos esos problemas a los que nos enfrentamos hoy.

Al momento de ir a pedir al banco un crédito para cualquier emprendimiento, tanto ella como sus colegas en Silicon Valley consideran que la forma en la que se presenta el potencial cliente y expone su problemática es fundamental a la hora de decidir si se le entrega o no la suma de dinero que solicita.

“Es muy importante saber vender tu compañía, sobre todo con la humildad con la que enfrentas tu problema. El fracaso es una de las dos experiencias por las cuales vamos a pasar todas las personas en algún momento de nuestras vidas. La otra es la muerte. La persona que fracasa se vuelve más humilde, acepta sus errores y busca la forma de cambiar su visión de las cosas para que no vuelva a ocurrir. El verdadero fracaso, en todo caso, es no haber aprendido nada de eso.”

Al hablar de la formación de los equipo de trabajo hace especial hincapié en la diversidad de ideas, sexos y creencias, esto los hace crecer mucho más rápido ya que todas las visiones son complementarias.

Para finalizar su disertación dejó en claro las que para ella son los pendientes en la región y lo que todavía debemos cambiar:

  1. Lo bueno cuesta: no tengas miedo al fracaso.
  2. Valida tu modelo de negocios con el mercado, no con tu madre o tus amigos.
  3. Diversifica tu equipo de trabajo: está comprobado que el gender dividend, es decir, el valor adicional generado por tener mujeres en puestos gerenciales, es real.
  4. Las patentes son importantes. Muy importantes.
  5. Piensa con quién te casas, tanto en el equipo de trabajo como en tus socios y los posibles inversionistas que llegarán a compartir participación en el capital de tu negocio.
  6. Si lo que necesita tu empresa es capital de trabajo, busca créditos u otros mecanismos de financiación. La inversión en equipo debe estar pensada para crecer y escalar el negocio.
  7. Los inversionistas quieren ver empresas con vocación global y potencial de escalabilidad.
  8. Enamórate del problema y no de la solución: tu producto o servicio debe tener la flexibilidad de cambiar y evolucionar para ser la mejor opción en el mercado.
  9. Busca modelos a seguir inspiradores, más no inalcanzables.
  10. Fomentar los potenciales inversores “ángeles”
  11. Invertir en emprendedores locales
  12. Lograr que el ecosistema para los emprendedores sea más amigable
  13. Tener una historia de éxito puede cambiar la historia de un país

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO