Captura de pantalla: TWITTER
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En los tiempos que corren, nadie está seguro, ni siquiera Jack Dorsey, el CEO de la red social Twitter, quien fue víctima de un grupo de hackers que tomaron control de su cuenta (@jack) durante varios minutos y la utilizaron para propagar diversos mensajes con contenido racista, además de difundir amenazas falsas de bomba.

En los tweets que publicaron, los cibercriminales aseguraron que las oficinas centrales de Twitter, que se localizan en la ciudad de San Francisco, California, serían objeto de un atentado terrorista con bombas, al tiempo que enaltecían la figura de Adolf Hitler y lanzaban una serie de epítetos raciales y antisemitas.

Apenas enterarse de lo ocurrido, la plataforma publicó un tweet en la cuenta @TwitterComms: “Estamos conscientes de que @jack fue vulnerado y estamos investigando qué fue lo ocurrió”.

El grupo que hackeó la cuenta de Dorsey en apariencia se hace llamar Chuckling Squad (el escuadrón de las risitas) y posteó varios hashtags en los que se autopromocionaban. Del mismo modo, también utilizaron la cuenta del directivo para retuitear posts de varias personas que se adjudicaban la responsabilidad de la invasión.

No es la primera que Jack Dorsey se ve inmiscuido en una situación de esta naturaleza. El año 2016 un grupo autodenominado OurMine, perpetró un ataque similar y tomó control de la cuenta de Dorsey para emitir una serie de mensajes que, a diferencia de lo ocurrido el día de hoy, eran absolutamente inocuos.

Ese mismo grupo, en enero de 2017, habría tomado control de la cuenta @nytvideo de The New York Times y publicado un bulo en torno a un ataque con misiles por parte de Rusia en contra de los Estados Unidos.

Los tweets publicados por los cibercriminales, fueron borrados en su totalidad no mucho después de que fuesen posteados.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO