COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Twitter abrió una investigación sobre el pirateo de cuentas oficiales de personalidades como Elon Musk y Joe Biden, que generó dudas sobre la seguridad de la plataforma, clave en la campaña política rumbo a las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

En los textos se le decía a la gente que tenía 30 minutos para enviar 1.000 dólares en bitcóin y se les devolvería el doble.

“Hemos detectado lo que creemos que fue un ataque tecnológico coordinado por individuos que atacaron con éxito a algunos de nuestros empleados que tenían acceso a nuestros sistemas y herramientas internas”, explicó Twitter.

La investigación sobre el hackeo del que fue víctima Twitter suma elementos a la pista de que un “topo” formó parte de la operación de fraude en la que se animaba a la gente con la premisa de que tenía 30 minutos para enviar 1.000 dólares en bitcoin y se les devolvería el doble.

La revista Vice informó que alguien dentro de Twitter estaba detrás de la operación de piratería, basándose en capturas de pantalla filtradas, mientras que dos fuentes anónimas afirmaron ser responsables del ataque cibernético, una de las cuales le dijo a Vice que un empleado de Twitter recibió un pago.

Entre los afectados están los multimillonarios Elon Musk, Jeff Bezos y Bill Gates, el expresidente de Estados Unidos Barack Obama, el precandidato demócrata Joe Biden y hasta el músico Kanye West.

El ciberataque estaba relacionado con un presunto esquema fraudulento que involucraba la moneda virtual bitcoin.

“Todos me piden que retribuya y ahora es el momento”, decía el tuit de la cuenta de Bill Gates. “Tú envías US$1.000, yo pongo US$2.000”.

Los tuis fueron eliminados unos minutos después de ser publicados.

Por qué en 2020 los hackers van a ser el arma favorita de los gobiernos

La ONU pide que se investigue el hackeo a Bezos

Hackers éticos: las ciberdefensas se ponen a prueba

Ante la situación, Twitter tomó la medida extraordinaria de suspender la publicación de mensajes desde cuentas verificadas mientras investigaba lo ocurrido.

Los usuarios de esas cuentas tampoco podrían cambiar su contraseña.

Horas después, Twitter informó que fue un ataque “coordinado” dirigido contra sus empleados “con acceso a sistemas y herramientas internos”.

“Sabemos que utilizaron este acceso para tomar el control de muchas cuentas altamente visibles (incluidas las verificadas) y tuitear en su nombre”, dijo la compañía en una serie de tuits.

Mientras tanto, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, tuiteó: “Fue un día difícil para nosotros en Twitter. Todos nos sentimos terrible de que esto haya sucedido”.

En el corto tiempo que estuvo en línea, el enlace que se muestra en los tuits recibió cientos de contribuciones por más de US$100.000, según registros públicos de blockchain disponibles.

Las cuentas de Twitter atacadas tienen millones de seguidores.

La oficina del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en San Francisco, California, informó que estaba al tanto de lo que pasaba.

“Somos conscientes del incidente de seguridad de hoy que involucra varias cuentas de Twitter pertenecientes a personas de alto perfil. Las cuentas parecen haber sido comprometidas para perpetrar el fraude de criptomonedas”, decía un comunicado.

“Aconsejamos al público no caer como víctima de esta estafa al enviar criptomonedas o dinero en relación con este incidente”, añadió.

Dmitri Alperovitch, cofundador de la compañía de ciberseguridad CrowdStrike, dijo a la agencia Reuters que “este parece ser el peor hackeo de una importante plataforma de redes sociales”.

Los mensajes publicados en las cuentas afectadas ofrecían un vínculo a una billetera digital de bitcoin para que el público hiciera donaciones bajo la promesa de que el dinero sería duplicado para causas benéficas.

“Me siento generoso por el covid-19”, decía el tuit de Musk, que prometía aportar el doble.

Mensajes similares aparecieron en las cuentas del rapero Kanye West, su esposa Kim Kardashian, el expresidente Obama, el multimillonario Mike Bloomberg, así como las firmas Uber y Apple.

Cameron Winklevoss, quien fue declarado el primer multimillonario de bitcoin del mundo en 2017 junto con su hermano gemelo Tyler, tuiteó un mensaje advirtiendo a la gente para que no participara.

“Esta es una estafa, ¡NO participes! Este es el mismo ataque/toma de control que están experimentando otras cuentas importantes de Twitter”, escribió.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO