COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si en estas vacaciones de invierno planea salir del país y llevar el teléfono celular, hay algunas consideraciones que deberá tener en cuenta para no encontrarse con sorpresas desagradables durante su viaje ni a su regreso.
En primer lugar, consulte con su operador las tarifas de roaming correspondientes al país destino. El roaming o itinerancia es la capacidad de usar el servicio de telefonía celular aún cuando se encuentra fuera de área de cobertura de su operador local. Esto es posible gracias a los acuerdos entre operadores de diferentes países.

Las tarifas dependerán de la compañía que le brinde el servicio y de cuál sea el lugar de destino. Las páginas web y los números de atención al cliente suelen brindar esta información; asegúrese de conocerla con anticipación, confirmando la vigencia de las tarifas y si estas corresponden al plan contratado.

Compruebe también que el servicio de roaming esté activado en el país y/o ciudad de destino, en especial si el suyo es un destino "exótico". Actualmente este servicio está disponible en la mayor parte del mundo, pero aún existen áreas sin cobertura.

Compruebe que la tecnología y frecuencias del país de destino sean compatibles con las de su equipo.
Antes de viajar, averigüe además si el país que se visita tiene el mismo voltaje y/o el mismo tipo de enchufe que utiliza habitualmente, a fin de llevar los cargadores y/o adaptadores necesarios.

Al llegar al país de destino, es posible que el móvil se conecte automáticamente a la red c on la que nuestro operador tenga acuerdos o con aquella que sea más potente. Si esto no sucede, deberá configurarlo en forma manual.

Recuerde que las llamadas de larga distancia requieren de diversos prefijos correspondientes a los países y ciudades con los que desea comunicarse. Asegúrese de tener esa información a fin de poder hacerlo efectivamente.

Tenga en cuenta que cuando lo llame alguien desde Argentina, esa persona solo paga el costo de la llamada nacional, mientras que el viajero paga el resto del importe por la comunicación internacional. Esté atento no solo a las llamadas que realiza, sino también a las que recibe.

Para recortar gastos, una opción es desactivar el servicio de datos en itinerancia. De este modo, su terminal no permitirá el acceso a internet evitando descargas y actualizaciones automáticas. Para ello, debe configurar las opciones de red de su teléfono o bien llamando al número da atención al cliente de u operador local.

Una buena opción para evitar los altos costos de roaming es la de alquilar, antes de partir, un equipo con línea internacional (se paga por lo consumido, al regresar del viaje). Existen empresas que prestan este servicio con precios muy inferiores a los del roaming tradicional. Esta solución es especialmente útil para quienes necesitan seguir disponibles en su número de teléfono de siempre porque permite derivar los llamados a la línea internacional con costos mucho menores.

Otra alternativa, ideal para turistas y viajeros ocasionales, es comprar un chip con servicio prepago. Estos se colocan en reemplazo del chip original del teléfono y se remueven al regresar del viaje. Los chips traen una carga de minutos para hablar, mensajes y MB para navegar. Entre otras ventajas, permiten tener controlado el gasto, las llamadas entrantes son sin cargo, las tarifas de llamadas, SMS y datos son mucho más económicas (permiten ahorros de alrededor del 70%) y en caso de ser necesario se les puede recargar crédito online.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO