COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La tecnológica china Huawei se situó por primera vez como mayor vendedora de teléfonos inteligentes del mundo en el segundo trimestre de 2020, según un informe publicado hoy por la firma de análisis de mercado Canalys, superando a Samsung.

La compañía sufrió una caída del 5 % interanual en sus ventas, que se situaron en 55,8 millones de dispositivos, pero el desempeño de su rival directo Samsung fue peor: el conglomerado surcoreano vendió 53,7 millones de aparatos, es decir, un 30 % menos que en el mismo período de 2019.

Así pues, Huawei se convirtió en la primera compañía en romper el duopolio Apple-Samsung en la cabeza de la lista de vendedores mundiales de ‘smartphones’, según las estimaciones de Canalys.

China castigará a Nokia y a Ericsson si Europa no adopta la red 5G de Huawei

Gran Bretaña excluye a Huawei de su red 5G

Huawei aplasta a Samsung

Y este logro, a pesar de estar directamente relacionado con la caída de su competidor surcoreano, se debe al apoyo que recibe en el mercado chino.

Las sanciones estadounidenses “ahogaron” el negocio de Huawei fuera de China continental, según la consultora, pero su actividad creció y ahora domina el mercado doméstico.

Más del 70% de los teléfonos inteligentes de Huawei se venden ahora en China, donde Samsung tiene un parte muy pequeña del mercado, una señal de “excepcional resistencia”.

Las sanciones de EE.UU. a la compañía han lastrado sus ventas en el extranjero, que cayeron un 27 % entre abril y junio.

Sin embargo, en ese período Huawei vendió un 8 % más en China, donde ya controla más de un 70 % de la cuota de mercado de teléfonos inteligentes.

“Se trata de un resultado reseñable que pocos hubieran predicho hace un año”, explica Ben Stanton, analista de Canalys, que lo atribuye a la pandemia de la COVID-19: “Huawei ha aprovechado al máximo la recuperación económica china para revivir su negocio de teléfonos inteligentes”.

Y es que Samsung cuenta con una presencia mínima en China, con menos de un 1 % de la cuota de mercado, mientras que en algunos de sus destinos clave como Brasil, India, Estados Unidos o Europa, la economía ha sufrido o sigue sufriendo fuertes impactos de los brotes y los confinamientos.

Otro analista de la firma, Mo Jia, asegura que “conseguir el primer puesto es muy importante para Huawei”, ya que así podrá “exhibir la fuerza de su marca”, aunque pronostica que será difícil que se consolide en esa posición.

“Sus principales distribuidores en regiones clave como Europa son cada vez más recelosos de los diversos dispositivos de Huawei, encargando menos modelos y trayendo otras marcas nuevas para reducir el riesgo”, apunta.

También cabe recordar que uno de los efectos de las sanciones estadounidenses a Huawei es la pérdida de acceso a los servicios de Google como el sistema operativo Android, estándar en la actualidad para los fabricantes de teléfonos inteligentes, por lo que se ha visto obligado a desarrollar su propio entorno, denominado Harmony OS.

Así pues, según Mo, el éxito de la tecnológica china es circunstancial: “Solo con la fuerza en China no será suficiente para mantener a Huawei en la cima una vez que la economía global empiece a recuperarse”.

Estados Unidos decidió apartar a Huawei de su mercado y lanzó una campaña global para aislar a la compañía.

Por su parte, el gobierno británico cedió a la presión de Estados Unidos y prometió este mes que retirará a Huawei de su red de internet móvil 5G antes de 2027, pese a las amenazas de represalias de Pekín.

La decisión supone que las compañías tendrán que dejar de comprar equipamiento 5G de Huawei a partir del año que viene y deshacerse del material ya instalado antes de 2027.

El miércoles, el embajador de Estados Unidos en Brasilia advirtió de las “consecuencias” para Brasil si elige finalmente a Huawei para desarrollar la nueva generación de tecnología de telecomunicaciones en uno de los país más poblados de América Latina.

Australia y Japón ya tomaron medidas para bloquear o restringir la participación de la compañía china en sus redes 5G y varios operadores de telecomunicaciones europeos, como el noruego Telenor y el sueco Telia decidieron dejar de comprar material a Huawei.

Estados Unidos también reclama la extradición de la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, a la que acusa de fraude, un caso que complica las relaciones entre China y Canadá, donde está bajo arresto domiciliario.

Meng, la directora financiera de Huawei, fue detenida en diciembre de 2018 con un mandato estadounidense cuando hacía una escala en Vancouver (Canadá) y desde entonces lucha para evitar su extradición.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO