Fotografía: HYP3R
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

HYP3R, una startup que se promueve como “una plataforma de marketing basada en la localización”, se habría hecho de manera clandestina e ilegal, de una enorme cantidad no determinada de datos provenientes de los usuarios de Instagram, con la cual mantenía una relación comercial basada en la compra de publicidad, sin que en apariencia la filial de Facebook cayese en la cuenta de lo que estaba ocurriendo, de acuerdo a un reportaje publicado en el sitio online Business Insider.

Entre los datos obtenidos por HYP3R, cuya sede está situada en la ciudad de San Francisco, California, se encontrarían datos de localización, paradero, fotografías y biografías personales, así como las llamadas “Stories”, videos breves que los usuarios incorporan a la plataforma de Instagram y que desaparecen de la misma 24 horas más tarde.

Tras ser enterada por Business Insider de sus hallazgos, Instagram envió una carta de cese y desistimiento a HYP3R en la que acusa a la startup de haber violado de manera flagrante sus políticas de privacidad. En este sentido, un vocero de Facebook emitió la siguiente declaración:

“Las acciones de HYP3R no fueron aprobadas y violan nuestras políticas. Como resultado de ello, los hemos removido de nuestra plataforma. Del mismo modo, también hicimos un cambio de producto que debería prevenir a otras compañías de esta forma de rasgado público de las páginas de localización”.

La investigación de Business Insider deja entrever que la rendija a través de cual pudo haber operado HYP3R para hacerse con los datos de un número no determinado de personas pero que estaría cifrado en millones, se creó a partir de una serie de errores en la configuración de la plataforma, así como una muy relajada supervisión por parte de Instagram de los parámetros de seguridad. Eso, claro, concediendo que se trate de un error y no de un acto consensuado.

A poco más de un año que el affaire Cambridge Analytica se destapase en los medios de comunicación de todo el mundo, la compañía de Mark Zuckerberg tendrá que hacerle frente a este nuevo escándalo protagonizado por su filial, justo en un momento en que las grandes tecnológicas de Estados Unidos se encuentran bajo un riguroso escrutinio por parte de diversas instancias federales, entre las que se cuentan el Departamento de Justicia, el Congreso, el Senado, la Comisión Federal de Comercio, la Reserva Federal y la propia Casa Blanca.

Carlos Garcia, CEO de HYP3R, en un mail que envió a diversos medios, defendió la ética y el proceder de su empresa, negando haber incurrido en cualquier tipo de conducta ilícita o cuestionable.

“HYP3R es, y siempre ha sido, una compañía que posibilita un marketing auténtico y atrayente que se ajusta a las normas de privacía y a los términos de servicio de las redes sociales. No inspeccionamos ningún contenido o información a la que no pueda acceder públicamente cualquier persona en línea”.

HYP3R era considerado por Facebook como uno de sus socios más confiables en tareas relacionadas con el marketing, y hasta hace unas horas todavía formaba parte del directorio oficial de socios de esa especialidad en la compañía de Menlo Park, California.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO