COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Qué tecnologías marcarán el desarrollo y protección de nuestra identidad digital? Parece que la biometría y ‘blockchain’ podrían ser las claves que determinen en el futuro la identidad de cualquier usuario en la red, y sean esenciales para protegerla.

“El papel de la identidad digital en el futuro es clave, dado que toda la actividad económica y social se traslada al mundo digital. Además, la posibilidad de que las empresas y usuarios puedan realizar transacciones por internet de forma no fragmentada y segura es clave para el desarrollo de la economía digital”, asegura Ana Isabel Segovia, economista en el área de Regulación Digital de BBVA Research.

Según un informe reciente de BBVA Research, se espera la implementación de la tecnología ‘blockchain’ en los futuros sistemas de gestión de la identidad que permita el intercambio seguro de los datos de los usuarios. El siguiente paso sería un sistema de identidad distribuida (usando tecnología DLT, quizá), donde la autoridad no es única, sino que se distribuye entre una multitud de actores de confianza. El individuo no necesitaría depender de un controlador, emisor o procesador para cumplir con las regulaciones y así obtener, duplicar, mover, enviar o asegurar sus datos.

De esta forma, al descentralizar el proceso y darle el control al usuario, ninguna institución podría poner en compromiso los datos de identidad del usuario, destaca IBM en un informesobre la gestión de la identidad digital usando tecnología DLT y ‘blockchain’. Este sistema permitiría a los clientes usar un ‘token’ digital para verificar su edad al adquirir una bebida alcohólica, por ejemplo.

Estándares internacionales y biometría, las otras claves

BBVA Research anticipa que una tendencia que marcará nuestra identidad digital futura será la expansión de esquemas de identificación nacionales y sistemas federados. En esta línea, Gemalto, en un informe sobre tendencias relacionadas con la identidad digital, destaca que ya hay organismos supranacionales que han establecido la regulación de la identidad digital como prioridad.

La OCDE sitúa este tema como un factor fundamental para el desarrollo de la economía digital. La ONU y el Banco Mundial se han propuesto dotar de una identificación segura a toda la población mundial en 2030. Y hay programas nacionales en esta línea, como el del gobierno indio, que ha lanzado una iniciativa para crear un ‘carné de identidad biométrico’ para sus más de 1.300 millones de habitantes, informa el diario británico Financial Times.

La creación de estándares unificados y transversales dentro de una misma industria, por ejemplo, puede resultar útil. En el caso del sector financiero, los bancos se podrían convertir en gestores de la identidad digital de los consumidores. Y las entidades ya toman nota. Por ejemplo, BBVA ha lanzado Veridas, junto a la startup Das-Nano. Es una sociedad tecnológica especializada en biometría que permite desarrollar sistemas de identificación y autenticación de clientes más seguros y fáciles de usar. En este sentido, Juan Losa, de Veridas, cree que “una identidad digital aplicable a todas las industrias es posible”.

El informe de BBVA Research anticipa que una de las tecnologías más utilizadas será la biometría. De acuerdo con Goode Intelligence, en 2020 habrá al menos 120 millones de clientes que usarán biometría diariamente en sus dispositivos  para sus transacciones financieras. La irrupción de la inteligencia artificial, por otro lado, permitirá procedimientos de autenticación más fiables, ayudando a luchar contra el fraude. También los dispositivos cambiarán: los teléfonos móviles serán la plataforma más adecuada para una identidad digital segura.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO