Fotografía: TyN MAGAZINE
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Más allá de las complejidades, vicisitudes y riesgos que conlleva, hoy en día no puede concebirse la vida cotidiana sin la presencia de la tecnología. Desde el fútil y de pronto casi olvidado acto de hacer una llamada telefónica, hasta mirar en la aplicación de Google Maps una imagen satelital del Delta del Okavango, en Botswana, o simplemente reproducir una canción a través de Spotify o tomar una fotografía con un iPhone Xs.

Detrás de cada aplicación incorporada en nuestros teléfonos móviles, en las antenas repetidoras que enlazan nuestras llamadas y las transmiten a otras, en el interior de las pantallas en las que miramos las historias épicas (hoy llamadas series) de HBO, Netflix o Amazon Prime, existe una empresa tecnológica que ha hecho posible lo que debería parecer un milagro y, sin embargo, de tan común se ha vuelto insignificante.

La narrativa del Siglo XXI incluye redes sociales, aplicaciones, plataformas, infraestructuras, dispositivos y nuevas formas y hábitos de comprar, escribir, comunicar una idea o simplemente divertirse. Pero dicha narrativa no estaría completa si no incluyese a las empresas y compañías que han hecho posible, en ocasiones para bien y en ocasiones para mal, que nuestra vida se haya transformado.

Es por ello que, a partir del próximo viernes 16 de agosto, en TyN Magazine publicaremos cada semana un análisis que mucho tendrá de financiero, pero que, al mismo tiempo, tratará de contar la historia humana y épica (si es que la hubiere) de las empresas que cotizan en el Índice NASDAQ 100 y que debido a su valor, influencia e importancia, han cambiado los paradigmas de la economía y las rutinas de los seres humanos.

La idea central es hacer un análisis de su comportamiento bursátil a partir de un periodo determinado, sean seis meses, un año o todo su tiempo cotizando en la bolsa, y contrastarlo con los acontecimientos tecnológicos, sociales, políticos y culturales que podrían influir, o no, en el comportamiento de las acciones de una empresa.

¿Qué es lo que produce que una acción se dispare al alza o, por el contrario, pierda su valor? ¿Qué empresas habrán de crecer en el futuro, se mantendrán estables o acumularán riesgos para los inversionistas? ¿En qué momento es mejor comprar, vender o simplemente no hacer ninguna de las dos cosas? El Análisis TyN del Índice NASDAQ 100 fungirá como una guía para responder estas preguntas y algunas más, sin que por ello adopte un lenguaje especializado, aburrido e incómodo, todo lo contrario: intentaremos hacerlo divertido, interesante y, sobre todo, a contrasentido de las empresas de las que estaremos hablando, muy, muy humano.

Así pues los invitamos, a partir del siguiente viernes, a conocer los detalles, las historias, los recovecos, las trampas, los aciertos y los dramas de las empresas tecnológicas que cotizan en el Índice NASDAQ 100. Abrochen su cinturón, colóquense sus audífonos y suban el volumen a poco menos de dos puntos del máximo… ¡Aquí vamos!

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO