COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El  19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, esta enfermedad anualmente mata a más de 8.2 millones de personas y si no hacemos hincapié en le prevención este número no va a disminuir.

El avance en nuevos métodos diagnósticos ayuda a que sumado al autoexamen de mamas se pueda hacer un diagnóstico temprano de la enfermedad.

A nivel mundial, el cáncer de mamá es el más común entre las mujeres y representa el 16% del total de los casos de cáncer para esta población, según cifras de la Organización Mundial de Salud (OMS) y es el de mayor incidencia en mortalidad entre mujeres de 20 a 59 años.

Esta enfermedad tiene cinco etapas, de la 0 hasta la IV. La etapa en la que sea diagnosticado influye directamente en el éxito del tratamiento y la supervivencia del paciente, siendo hasta en la etapa II del 66% de supervivencia.  La mortalidad que implica este cáncer ha llevado a que se realicen una serie de innovaciones en el campo de la medicina para su detección oportuna y tratamiento.

Biopsia liquida

Se refiere a un estudio realizado la sangre con el fin de encontrar células cancerígenas y partículas de ADN del tumor en el torrente sanguíneo.

La tecnología de biología molecular permite encontrar los rastros del cáncer en la sangre, con solo extraer cinco milímetros, así también les permite conocer la progresión de éste. Hoy los estudios del ADN son más precisos en términos milimétricos, que es lo que el estudio realiza.

La ventaja que ofrece sobre la biopsia tradicional es que no resulta un proceso doloroso e invasivo. Además que los resultados al practicarse el estudio están listos en 48 horas. Aunque de momento el análisis de las biopsias líquidas está en fase experimental y tiene que ser cotejado con una biopsia tradicional, los resultados que se han obtenido son muy favorables y prometedores.

Nanotecnología

Científicos japoneses, de la Universidad de Tokio, en conjunto con colegas de Estados Unidos, desarrollaron una fibra sensible de 3.4 micrómetros de espesor fabricado con nanotubos de carbono. Esto  permitirá detectar tumores muy pequeños, así como malformaciones en el seno por medio de unos guantes que incorporen dicha tecnología. Esta tecnología se encuentra en fase experimental.

Sensi Femm

El guante Sensi Femm es de fabricación española, al utilizarlo aumenta la sensibilidad del tacto de los dedos para mejorar la autoexploración. Cuenta con un aceite mineral que facilita el movimiento suave y sin fricciones para la palpación del seno y así encontrar bultos, sin importar si son del tamaño de la cabeza de un alfiler o de un mayor tamaño.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO