COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los científicos han diseñado un dispositivo portátil, no invasivo y directo para la imagen de la actividad cerebral infantil en un entorno clínico sin depender de máquinas de exploración masiva. Ellos también utilizaron este novedoso método para monitorizar convulsiones con mayor resolución en comparación con otras tecnologías actuales.

El conocimiento de la actividad cerebral infantil gracias a esta nueva tecnología podría abrir el camino a innovaciones terapéuticas para trastornos neurológicos. El dispositivo consistía en una combinación personalizada de video-Electroencefalografía (video-EEG) y una sonda de ultrasonidos de tan solo 40 gramos de peso (aproximadamente tan pesada como una pelota de golf), que Charlie Demene y sus colegas usaron para trazar cambios sutiles en el flujo sanguíneo dentro de pequeños vasos cerebrales correlacionados con señales electrónicas de actividad neural.

Las mediciones de la sonda distinguen entre el sueño tranquilo y activo (dos estados mentales bien definidos) en seis recién nacidos sanos. Los investigadores también aplicaron su método para la monitorizar la actividad cerebral en dos bebés con trastornos convulsivos resistentes a los fármacos, lo que les permitió detectar ondas de cambios neurovasculares que se extendían a través de los córtex de los bebés y rastrear las regiones cerebrales donde se originaron las convulsiones. Según los autores, el bajo coste y la facilidad de uso de la nueva técnica podrían convertirla en la opción estándar para la obtención de imágenes cerebrales en recién nacidos.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO