COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La aplicación de la tecnología al mundo financiero está cambiando totalmente la forma en que funcionan los productos de crédito e inversión. Una de estas innovaciones tecnológicas han sido las aplicaciones que permiten, a las entidades de crédito, comprobar la “salud” financiera de los clientes antes de conceder un préstamo. Hoy, Matchbanker nos cuenta cómo funciona en los créditos con ASNEF.

Instantor es una empresa sueca que, por el momento, es la más utilizada entre los prestamistas que operan en España. Su servicio se basa en ofrecer a las entidades financieras, la posibilidad de ver los ingresos y gastos de los clientes, pero sin tener acceso a hacer movimientos en sus cuentas. En otras palabras, permite comprobar la capacidad de un consumidor para devolver un préstamo sin poner en compromiso su seguridad.

Muchos consumidores se sorprenden que cuando solicitan un préstamo rápido, se les soliciten los datos de acceso a su banco online. La razón es Instantor. Gracias a este procedimiento, junto con sus propios algoritmos, las entidades de préstamo son capaces de decidir de forma automática y en pocos segundos si pueden conceder un crédito o préstamo.

Las repercusiones para el consumidor son un servicio mucho más rápido, que ofrece una gran flexibilidad para responder a necesidades inesperadas de financiación. Sin embargo, como todo, también tiene su punto controvertido. Más allá de que el consumidor ceda sus datos de inicio de sesión a una empresa, que por de fiar que sea, no deja de ser una tercera parte, muchos bancos tienen cláusulas en sus contratos de servicios por las que renuncian a cualquier responsabilidad sobre el dinero depositado en sus cuentas, si se ceden los datos de inicio de sesión a otra persona ya sea física o jurídica.

Por tanto, antes de acceder a dar tus datos de inicio de sesión, conviene que compruebes si tu banco tiene dicha cláusula en sus términos y condiciones. Si es así, en caso de robo, el banco no se hará cargo de nada. Esto, por supuesto, no quiere decir que te vayan a robar. Todos los datos viajan siempre de forma segura a través de encriptaciones TSL, pero si tienes un descuido en algún momento, aunque este no esté relacionado con tu préstamo, y alguien accede a tu cuenta, el banco siempre podrá alegar que tú diste tus datos de inicio de sesión y, por tanto, no son responsables.

Conscientes de que muchos usuarios no quieren asumir esta consecuencia. Algunos prestamistas que conceden préstamos con ASNEF permiten el envío manual de los datos necesarios para hacer la evaluación del crédito. De esta forma, como es lógico, es imposible que la evaluación se haga en unos pocos segundos, como sí lo es con Instantor, pero también es más seguro, aunque realmente los problemas son altamente improbables en ambos casos.

En definitiva, la tecnología facilita y agiliza la toma de decisiones, pero también tiene sus repercusiones. Cada consumidor puede evaluar hasta qué punto la urgencia hace que le merezca la pena ceder sus datos de inicio de sesión. Por supuesto, una vez que se haya hecho la comprobación, el usuario siempre puede ponerse en contacto con su banco para cambiar su usuario y/o contraseña, aunque la cuestión de la responsabilidad, seguirá en entredicho.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO