COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Accenture presentó Boost your IQ, un nuevo estudio donde refleja que, en la actualidad, las economías buscan alcanzar mayores tasas de crecimiento y, los líderes empresariales recurren a la inteligencia artificial (IA) para encontrar soluciones que aporten mayor eficacia a sus operaciones. A este último punto es donde está llegando la primera ola de la IA.

Pero la segunda ola será más profunda y, promete los mayores avances en innovación desde la revolución industrial. No sólo busca crear nuevas oportunidades económicas, sino ayudar a resolver algunos de los problemas más importantes, desde el uso sostenible de los recursos hasta un mejoramiento de la salud y el bienestar.

“En la actualidad nos encontramos en la cima de una nueva era para la Inteligencia Artificial, la era del exponencialismo”, comenta Nicolas Cavaliere, Líder de Ecosistemas de Innovación de Accenture. “El financiamiento para estos emprendimientos ha crecido a una tasa de crecimiento anual del 60% desde 2010. En 2016, las startups han recibido más de USD 3.9 billones en fondos”.

El ritmo al que la digitalización está irrumpiendo en los negocios está acelerando y esto presenta enormes oportunidades para los emprendedores. Las nuevas tecnologías digitales están reduciendo las barreras a la entrada a los negocios: el costo de las nuevas tecnologías permite a muchas startups entrar en nuevos mercados. Pero, ¿cómo van prosperar y crecer en esos mercados? Esta respuesta y el mayor progreso en IA vendrá cuando las grandes empresas y las startups trabajen juntas.

Para las grandes empresas, la Inteligencia Artificial presenta la oportunidad para la transformación del negocio. Para las startups, es una herramienta que pueden utilizar para competir con empresas mucho más grandes, ya que, generalmente son las que innovan y desarrollan tecnologías adquiridas por las grandes compañías.

En los últimos 5 años, las grandes compañías y las startups construyeron su “Cociente de Inteligencia Artificial” (AIQ, por sus siglas en inglés). A partir de esto, Accenture dividió a las compañías según el nivel de su AIQ en cuatro categorías.

Inventoras: Usan la Inteligencia Artificial para transformar el núcleo de su negocio y colaboran con fuentes de talento, estas representan el 14% de las empresas. Inventoras Colaborativas: Usan la Inteligencia Artificial para transformar el core de su negocio y, además, comparten recursos y co-crean la IA, son el 17% de las compañías. Observadoras: No observan en su totalidad el valor transformacional que aporta la Inteligencia Artificial y desarrollan pocas iniciativas de colaboración, representan el 56% de las empresas. Colaboradoras: Usan la Inteligencia Artificial para aumentar el valor en el negocio y colaboran para adoptar soluciones de IA, son el 13% de las empresas.

Las inventoras colaborativas, que tienen un AIQ más elevado, aumentaron el valor de sus negocios un 4,2% en promedio desde el año 2013, casi el doble que las otras compañías (2,3%). Mientras que, las empresas que pasen de “observadoras” a “inventoras colaborativas” pueden aumentar su valor de negocio en un promedio de 90%.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO