COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Microsoft considera que la implantación de Internet de las Cosas debería ser sencilla: conectar el objeto, observar cómo funciona, actuar.

Tales procedimientos facilitarían la implantación e impulsarían una revolución en el negocio, porque pondrían en marcha una retroinformación digital que permitiría que la Internet de las Cosas conectada determinara las actuaciones subsiguientes. Con todo, Rashmi Misra, director general de soluciones de Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial de la empresa, acepta sin problemas que Internet de las Cosas aún no ha alcanzado dicho nivel, y que se trata de un entorno complejo, en el que participan actores muy diversos y se plantean retos de gran dificultad.

El directivo de Microsoft ha afirmado, en el marco de la sesión Delivering the IoT Ecosystem (Ofrecer el ecosistema de Internet de las Cosas) del Mobile World Congress, que “existe una necesidad de simplificar y hacer más coherente la cadena de Internet de las Cosas”.

“Tenemos que conseguir que la Internet de las Cosas acceda a inteligencia periférica y basada en la nube, y que al mismo tiempo mantenga unos niveles de seguridad coherentes a lo largo de su vida gestionada.

“Ahora que ciertos analistas pronostican que en el 2020 se va a conectar un millón de dispositivos de Internet de las Cosas cada hora, se nos presenta una evidente oportunidad, no exenta de riesgos. Se necesitarán ecosistemas muy grandes y creemos que Microsoft contribuirá a simplificar las implantaciones al gestionar la provisión de dispositivos, ofrecer sistemas seguros con capacidad para escalar, y permitir análisis rápidos.”

Andrés Escribano, director de conectividad en Internet de las Cosas de Telefónica, coincide con parte de lo afirmado por Misra: “Aunque se podría reinterpretar la Internet de las Cosas como la Infinitud de las Cosas, tenemos que abordarla paso a paso. Conectar, recopilar, procesar, analizar. Esta última fase es la más importante y es el aspecto de Internet de las Cosas que aportará más valor a un negocio.”

También ha enfatizado que es necesario incorporar la seguridad a la Internet de las Cosas desde la fase de diseño, y que la estandarización y la certificación son clave para que el ecosistema de Internet de las Cosas se transforme en una solución de alcance mundial.

“Pero advierto a todos los implicados que no deben vender Internet de las Cosas en exceso, y que les conviene invertir esfuerzos en reducir el precio global de la solución.”

T-Mobile US ha dado pistas sobre el precio de conexión que cobraría su firma por Internet de las Cosas. Karri Kuoppamaki, vicepresidente de estrategia y desarrollo de tecnología de redes, ha declarado que su empresa aspira a “cobrar 6 dólares (unos 4,8 euros) anuales por cada conexión establecida mediante nuestra red NB-IoT”.

“Empezamos a ofrecer el servicio en el 2017 y pensamos que Internet de las Cosas nos depara grandes oportunidades, y que la red será un elemento clave en su éxito.”

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY