COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Los expertos de seguridad de Unisys predijeron desafíos aún más grandes de ciberseguridad el próximo año conforme continúa el crecimiento en el uso de dispositivos y aplicaciones móviles en el lugar de trabajo, junto con el incremento en el uso de negocios del Internet de las Cosas, dejando atrás la capacidad de las organizaciones para proteger sus datos críticos.

“Hoy en día todos los dispositivos de tecnología, automóviles y hasta artículos domésticos tienen conexión a internet y con esto aumenta la posibilidad de que los delincuentes cibernéticos  puedan acceder a datos privados de los usuarios”, dijo Italo Cocentino, Director de Programas Estratégicos para América Latina de Unisys. “Con todos estos cambios que se dan a gran velocidad en el ciber-mundo, los modelos de seguridad que son utilizados por una gran cantidad de organizaciones se quedan atrás, por lo que los datos e información crítica quedan desprotegidos y vulnerables en la mayoría de los casos. Por lo anterior, los delincuentes cibernéticos tienen cada vez más oportunidades para realizar ataques.”

Los expertos de Unisys dijeron que en el 2015 el público demandará nuevas maneras de proteger sus identidades online tras varias violaciones de datos hechas públicas que involucraron los datos personales de millones de consumidores en diversas partes del mundo. La introducción de soluciones móviles de pago como Apple Pay, han comenzado a abordar esta necesidad de protección de seguridad online más robusta.

“En 2015 la tendencia se transformará de BYOD (traiga su propio dispositivo) a BYOID (traiga su propia identidad)”, dijo Terry Hartmann, vicepresidente de soluciones de seguridad y aplicaciones de industria de Unisys. “Los consumidores necesitan un dispositivo de acceso central que les pertenezca y esté asociado con su identidad única”.

“Dado que la mayoría de los consumidores ya cuentan con dicho dispositivo, la autenticación se trasladará del back end hacia el front end de transacciones – el dispositivo del consumidor”, añadió Hartmann. “Cada vez más las identidades de usuarios serán autenticadas mediante códigos de ID, direcciones IP y herramientas como lectores biométricos incorporados en smartphones. Mientras tanto, el back end servirá como un ecosistema para la evaluación de riesgos”.

Conforme los dispositivos móviles son utilizados para las aplicaciones del Internet de las Cosas como en controles remotos de aparatos del hogar, dispositivos de monitoreo de salud y llaves de casa y habitaciones de hotel, la necesidad de verificar las identidades de usuarios de dispositivos móviles llegarán a ser más urgentes que nunca.

Brindando seguridad a redes e infraestructura convergentes

“Con el creciente uso de servicios de infraestructura den la nube y el surgimiento de cómputo basado en fabric-computing, para los profesionales de la seguridad será cada vez más difícil segregar el tráfico de red empleando tecnología de firewall tradicional”, destacó Dave Frymier, vicepresidente y director de seguridad de la información de Unisys.

Conforme las plataformas de cómputo proliferen, los datos que habían sido anteriormente separados y particionados entre infraestructura física convergerán en la nube, haciendo más difícil para los profesionales de seguridad aislar y proteger sus datos y sistemas más críticos. Las comunidades cifradas de interés pueden ayudar a abordar este problema.

“Los problemas de ciberseguridad continuarán existiendo porque la tecnología cambia a una tasa más rápida que la velocidad en que las organizaciones pueden implementar medidas de seguridad”, dijo Frymier. “Siempre que el ritmo de la innovación tecnológica continúe así, se presentarán descubrimientos de vulnerabilidades no muy gratos como en Heartbleed, ShellShock y el empecinamiento de “patch Tuesday”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO