COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(México) El tema de la licitación del espectro radioeléctrico de las bandas 1.7 y 1.9 Megahertz (Mhz) para servicios de telefonía móvil sigue generando posturas opuestas en México. Frente a recientes comentarios referidos a que estaba hecha a la medida del grupo Nextel-Televisa (frente a lo cual Gustavo Cantú, el vicepresidente de operaciones de Nextel, salió a desmentirlos) ahora se suma la opinión de algunos analistas que aseguran que hay condiciones desiguales en esta licitación y que, además, no dará mayores beneficios ni al gobierno ni a los consumidores.

En una reciente declaración de Arturo Briceño, director de Business Economic Consulting (BEC), publicada por El Informador de México, afirmó que existen algunas distorsiones desde el punto de vista económico en este concurso. Por un lado, la manera en que está armado este proceso permite las prácticas especulativas.

Por otra parte, genera desigualdades entre las propuestas económicas de los participantes al restringir la oferta mediante un restrictivo límite de acumulación de espectro que responden a las necesidades de los operadores establecidos, con lo que genera un monopolio.

Recordemos que esta licitación, que se reinició unas semanas atrás, durante la segunda etapa de presentación de propuestas económicas referente a las frecuencias de 1.9 Megahertz para servicios de telefonía móvil, había recibido posturas por 946 millones de pesos (moneda local), alrededor de 72.8 millones de dólares, mientras que la licitación de 1.7 Gigahertz para servicios de Internet, hasta la última licitación se habían recibido posturas por 1,271 millones de pesos; de los dos bloques nacionales existentes de 30 MHz, uno continuaba desierto, mientras que en el otro se mantenía un postor con una oferta de 180.3 millones de pesos.

Mientras que ahora, los montos que se han puesto sobre la mesa son por un bloque de 30 Megahertz, alrededor de 180 millones de pesos y por el otro bloque del mismo tamaño, se pagará un precio superior a los 2,387 millones de pesos. En el primer caso, hay un solo postor (Televisa-Nextel), mientras que en el segundo, la puja hará que el precio suba más de doce veces el valor comparado con el primero).

Según los analistas, se utilizan distintas varas para medir el especto. Una es el precio del mercado y la otra, un precio que deriva de una asignación casi directa ya que Axtel, otro de los interesados, quedó descalificado por un error documental, por lo que Televisa-Nextel quedó como único participante. De esta manera, al no tener competencia, están con la posibilidad de pagar prácticamente el precio inicial de la subasta.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO