COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, publicó un comunicado en el que acusa al editor de la revista sensacionalista The National Enquirer, David Pecker, de haber intentado extorsionarle con la publicación de mensajes privados que intercambió con su amante. Bezos, el hombre más rico del mundo, es dueño del diario The Washington Post, al que Trump critica frecuentemente como parte de su cruzada contra los medios, a los que califica de “enemigos del pueblo” y contra las noticias falsas.

El mes pasado, Trump atacó por Twitter a Bezos -a quien se refirió como Bozo- pareciendo aludir a la revelación de National Enquirer de que el millonario tenía una relación extramatrimonial con la ex presentadora de TV y periodista Lauren Sanchez.

“Qué pena oír las noticias de que Jeff Bezos ha sido derribado por un competidor cuya información, entiendo, es mucho más precisa que la información de su diario lobista, el Amazon Washington Post”, tuiteó.

Bezos, hizo su acusación en un largo mensaje online en el que aporta comunicaciones de la editora de Pecker, American Media. “Antes que capitular ante la extorsión y el chantaje, he decidido publicar exactamente lo que me enviaron, a pesar de la amenaza que supone en coste personal y vergüenza”, escribe Bezos.

El Enquirer le exigió que él y su consultor de seguridad Gavin de Becker, quien lidera la investigación, dijeran públicamente que no tenían “ningún conocimiento o fundamento para creer que la cobertura de AMI (American Media Inc )tuvo motivaciones políticas o se vio influenciada por fuerzas políticas”, agregó Bezos

David Pecker es un personaje central en las investigaciones que acechan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. De acuerdo con la investigación federal sobre la supuesta financiación irregular de la campaña de Trump en 2016, Pecker ayudó al entonces candidato a través de su publicación más conocida, The National Enquirer. La publicación compró en exclusiva la historia de Karen McDougall, una modelo de Playboy que aseguraba haberse acostado con Trump, y luego la enterró. La táctica se conocía como cazar y matar una historia. La modelo cobró por ello 150.000 dólares y el escándalo no salió a la luz hasta que ella acudió a los tribunales. Al verse involucrado en la investigación sobre Trump, Pecker decidió colaborar con la Fiscalía a cambio de inmunidad.

El pasado 9 de enero, Jeff Bezos y su esposa, MacKenzie Bezos, anunciaron su divorcio después de 25 años de matrimonio. Doce días después, la revista de Pecker publicó una exclusiva en la que revelaba mensajes íntimos entre el fundador de Amazon y la mujer a la que llamaban “su amante”, Lauren Sanchez, la relación que supuestamente está en el origen del divorcio.

Bezos apunta que es especialmente “impopular en ciertos círculos” la investigación que el periódico ha liderado y aún continúa abordando sobre la muerte de su columnista Jamal Khashoggi, un periodista crítico con el régimen de Arabia Saudí que fue asesinado y descuartizado en la Embajada saudí en Turquía supuestamente por orden directa del príncipe saudí. En este contexto, aporta dos enlaces de noticias. Una, de The New York Times, en la que se asegura que Pecker estaba intentando hacer negocios en Arabia Saudí y que invitó a un representante de ese país a una cena con Trump. Y otra, de Associated Press,sobre una revista de American Media que apareció en los quioscos de Washington el año pasado y que pintaba un retrato amable del régimen saudí.

Bezos encargó la investigación a Gavin de Becker, un consultor legal y de seguridad que trabaja habitualmente para él y para Amazon. La investigación es privada, pagada personalmente por Bezos, e independiente de Amazon y del Post. En esa información, De Becker confirmaba que había interrogado a Michael Sanchez, el hermano de Lauren Sanchez. Michael Sanchez es un agente artístico de Hollywood que es abiertamente partidario de Trump y es amigo de personajes del mundillo trumpiano, como Roger Stone o Carter Page. Una cuenta de Twitter que The Daily Beast atribuye a Sanchez está llena de mensajes atacando a los medios por dar “noticias falsas” sobre el presidente Trump.

Según Bezos, primero le llegó “a través de un jefe de American Media”, “por razones que aún están por comprender, el ángulo saudí parecía haber tocado un nervio especialmente sensible”.

Esta puje sigue en pie, hasta ahora sin mucha claridad.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO