COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En un paso sin precedentes, la Comisión Federal de Comunicaciones en Estados Unidos (FCC) autorizó a Amazon el despliegue de la primera fase de Project Kuiper, el ambicioso proyecto con el que Jeff Bezos busca crear una gigantesca constelación de satélites para ofrecer internet de banda ancha a todo el planeta Tierra.

Cuando parecía que SpaceX estaba ‘sola’ en esto de las constelaciones satelitales para proporcionar internet de alta velocidad, llega Amazon y desembarca en el negocio con todo su poderío.

Starlink de Elon Musk por medio de SpaceX, ya tiene autorización para poner en órbita cerca de 12,000 satélites que también ofrecerán servicios de internet satelital de banda ancha. De hecho, a día de hoy Starlink ya tiene más de 500 en órbita y planea iniciar las pruebas beta en las próximas semanas.

La NASA lanzó su rover Perseverance hacia Marte

Científicos descubren el centro del sistema solar con una precisión de 100 metros

SpaceX y la NASA dan el puntapié inicial a la carrera del turismo espacial privado

El plan de Amazon es el de poner sobre la mesa 10.000 millones de dólares para levantar una red de 3.236 satélites.  

“Un proyecto de esta escala requiere un esfuerzo y recursos significativos y, debido a la naturaleza de las órbitas bajas de la Tierra, es ese tipo de iniciativas que no pueden comenzar a pequeña escala. Tienes que comprometerte”, publica Amazon en su blog. El proyecto también beneficiará a las teleoperadoras en el despliegue de la tecnología 5G y en la capacidad de llevar servicios inalámbricos a nuevas regiones.

 La batalla por ganar el espacio

De acuerdo a la solicitud de Amazon ante la FCC, la compañía de Bezos planea colocar los satélites a tres diferentes altitudes, y afirman que sólo necesitarán 578 satélites en órbita para comenzar a ofrecer el servicio. También se reveló que Amazon invertirá “más de 10,000 millones de dólares” en este ambicioso Proyecto Kuiper.

Por el momento, Amazon no ha ofrecido detalles de quién o cómo enviará los satélites al espacio, ya que a pesar de que Jeff Bezos posee su propia compañía espacial, Blue Origin, ésta aún no tiene la capacidad que, por ejemplo, a día de hoy tiene SpaceX.

Dentro de esta autorización, la FCC pone algunas condiciones a Amazon. Por ejemplo, la mitad de la constelación deberá estar operativa para 2026 para así poder conservar su licencia de la FCC, mientras que la otra mitad deberá estar en órbita antes de 2029.

Amazon también debe presentar un plan de cómo resolverá el tema de los desechos espaciales, ya que cada satélite tendrá una vida útil de 355 días. La FCC argumenta que la compañía no “presentó información específica sobre algunos elementos requeridos” para su plan de desechos.

Amazon no ha mostrado el diseño final de los satélites y se desconocen varios detalles que tendrán que ser presentados en los próximos meses. Otro detalle es la preocupación en torno a este tipo de proyectos, ya que se pronostica que para 2029 habrá afuera de nuestro planeta más de 57,000 satélites. Esto podría derivar en colisiones y crear pedazos de desechos que podrían amenazar a otros satélites.

Si los planes sigue su curso, veremos una densa cadencia de lanzamientos para poner en órbita en esos 3 años.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO