COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Internacional) Eastman Kodak llegó a un acuerdo para transferir su negocio de imagen y documentación a la entidad británica Kodak Pension Plan (KPP), principal acreedor de la compañía, que reclamaba a la multinacional 2.800 millones de dólares. Al mismo tiempo, la empresa ingresará unos 650 millones de dólares, que se usarán para financiar algunos elementos de su saneamiento y el desarrollo de su división comercial.

Es que la multinacional no ha sabido adaptarse al negocio digital. De hecho, a principios de 2012, la empresa se declaró insolvente, lo que provocó su suspensión de pagos a sus principales acreedores (aunque no el cese de su actividad) como así también la pérdida de miles de empleos.

La gerencia de la empresa ya había puesto en venta en agosto la producción de película fotográfica, pero no se había desprendido de él. El jefe de la empresa, Antonio Perez, explicó que de esta forma Kodak lleva a cabo una doble acción: junto al negocio de la fotografía también cambian de manos sus negocios de impresoras y escáners. Estos últimos iban a ser vendidos a la compañía japonesa Brother, pero Kodak aún dejó una puerta abierta por si llega una mejor oferta.

Cuando culminen estos acuerdos, la firma solicitará ante el tribunal que negoció su quiebra el final de proceso judicial para salir de la misma y volver a operar sin supervisión judicial en el mercado. 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO