COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las entidades bancarias a nivel mundial siguen con las reestructuraciones de trabajadores y de sus oficinas bancarias. El cambio en sus organizaciones van más allá de un ajuste por la crisis económica, ya que en estos años ha surgido la dificultad para generar márgenes con tipos de interés reducidos y el progreso de la digitalización bancaria.

En el desarrollo y la transformación tecnológica ha irrumpido la inteligencia artificial (IA) en el sector bancario y el cambio que conlleva de procesos de los trabajadores humanos por otros basados en algoritmos matemáticos.

Nos podemos preguntar: ¿Va a ser tan duro el futuro de los empleados del sector bancarios por culpa de la inteligencia artificial?

¿Qué podemos considerar que es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial no es sólo el aprendizaje automático, en verdad, es solo una parte de lo que puede realizar la inteligencia artificial. La inteligencia artificial, también se centra en el desarrollo de máquinas y sistemas que realizan tareas complejas asociadas a la inteligencia desarrollada por los seres humanos.

Con la inteligencia artificial muchas tareas se pueden automatizar a través de sistemas automáticos que tienen la capacidad de aprender a medida que se van procesando datos e información. Por tanto, delimitar en qué consiste el aprendizaje es difícil.

La inteligencia artificial va a reducir 1,2 millones de empleos en el sector bancario según Autonomous Research
Las previsiones del sector financiero establecen que la inteligencia artificial va a ser determinante para la entidades bancarias. Autonomous Research considera que va haber una disminución de 1,2 millones de empleos entre el sector bancario hasta el 2030.

Aunque esta cifra es algo exagerada, debido a una expectativas de que una tendencia tecnológica se quiera que crezca. La realidad es que las entidades bancarias pueden estar invirtiendo a nivel mundial 10 billones de dólares estadounidenses cada año en la inteligencia artificial.

Algunas entidades bancarias son las que han generado una imagen de tecnología disruptiva a la inteligencia artificial para el sector bancario. Lo que podría acabar pasando es, que a lo mejor, la mitad de los empleados del sector bancario podrían convertirse en robots según Deutsche Bank, pero Citigroup estima que esta cantidad podría ser del 30 por ciento de sus trabajadores en 5 años.

A la inteligencia artificial le queda mucho camino para sustituir a los humanos en el sector bancario

La inteligencia artificial va a hacer un cambio en los procesos de las entidades bancarias. Sólo el 15 por ciento del riesgo de crédito, hoy en día, se analiza a través de algoritmos, los risk analytics, pero se estima que en 2025 esta cantidad aumente hasta el 40 por ciento.

En las relaciones informativas con el cliente de las entidades bancarias se ha descubierto nuevas posibilidades con los chatbots o robots que conversan con humanos. Se estima que 1 billón de personas los utilizan de manera habitual.

Hasta qué nivel, podemos considerar que los chatbots, pueden reemplazar a los seres humanos para realizar servicios bancarios es todavía una incógnita, pero a día de hoy, está todavía muy lejos de que pase. Los chatbots pueden ayudar a simplificar procesos repetitivos.

Es verdad, que hay una exageración sobre lo que actualmente puede hacer la inteligencia artificial para el sector bancario. Sin que esto vaya a suponer que a largo plazo no sea un impacto más que considerable, existen límites importantes para esta transformación digital dentro las entidades bancarias.

El principal límite es que el desarrollo de la inteligencia artificial hasta el día de hoy ha sido en el terreno predictivo pero no en el terreno cognitivo. Este es un error bastante considerable, ya que se han puesto humanos y máquinas al mismo nivel en un gran parte de los procesos.

Las entidades bancarias minorista tienen su negocio en la parte relacional con el cliente y los sistemas virtuales son pocos satisfactorios para este tipo de clientes, por tanto, es difícil construir relaciones de confianza a través de estos sistemas.

La inteligencia artificial puede ahorrar grandes costes en procesos repetitivos no en el carácter humano del sector bancario

Donde la inteligencia artificial tiene una recorrido más corto para su aplicación es en la automatización de procesos y en la asistencia a decisiones humanas a través de la inteligencia aumentada.

El desarrollo que se ha potenciado más ha sido la evaluación crediticia, donde los criterios de concesión de préstamos pueden contar con un información amplia, pero hay otros posibles campos donde se puede aplicar, como sería la valoración automática de inmuebles o elaboración de ratings a través de los algoritmos matemáticos.

En estos procesos se puede disminuir el riesgo que permite otorgar préstamos o créditos que no cumplen con los requisitos de calidad crediticia marcados o aumentar las valoraciones. La inteligencia aumentada da a los gestores bancarios herramientas de detección en caso de riesgo excesivo en el comportamiento humano.

Otra de las actividades donde se está desarrollando con más fuerza es en la detección de fraudes en pagos o en transferencias y en establecer patrones poco éticos de blanqueo de dinero.

Por tanto, podemos ver que la inteligencia artificial puede ser de gran ayuda en la automatización de los procesos repetitivos y con casi inexistente componente cognitivo en los que la objetividad es principal.

El sector bancario se podrá ahorrar un alto nivel de costes referente a los cumplimientos normativos, pagos y gestión de la información con el cliente, pero, hoy en día, la inteligencia artificial no tiene, de forma suficiente, una sustitución del valor relacional.

Fuente: WEF

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO